Dictadura de Myanmar asesina a 9 personas y arrestan periodistas

Agencias | LA PRENSA del TÁCHIRA.- La Policía de Myanmar volvió a disparar contra los manifestantes este 3 de marzo y al menos nueve personas murieron. 

Entretanto, seis periodistas, todos arrestados mientras cubrían las protestas, fueron acusados por las autoridades de violar una ley de orden público que podría llevarlos a hasta tres años en prisión.

Las fuerzas de seguridad en Myanmar vuelven a disparar contra los manifestantes. En un desafío a los llamados internacionales para que detengan la violencia, los policías, que obedecen a la junta militar que tomó el poder desde el pasado 1 de febrero, usaron la fuerza letal y dejaron al menos nueve víctimas mortales confirmadas.

Los uniformados usaron munición real, gases lacrimógenos y balas de goma, según los reportes de la prensa local sobre varias ciudades y pueblos donde se extendieron las protestas. En la ciudad central de Monywa, que ha reunido grandes multitudes de manifestantes, cinco personas murieron. 

Una de ellas recibió disparos en la cabeza, según informó la Voz Democrática de Birmania, un servicio de noticias independiente. Esta localidad ya había reportado víctimas mortales en las movilizaciones del pasado domingo, cuando al menos 18 personas murieron, según informes de la ONU.

"Abrieron fuego contra nosotros con balas reales. Uno murió, es joven, un adolescente, recibió un disparo en la cabeza", dijo Moe Myint Hein, quien resultó herido en una pierna. En Myingyan, también en el centro de la nación, los usuarios publicaron en redes sociales sobre la muerte a disparos de un menor de 14 años.

En la ciudad de Hpakant, en el estado de Kachin, norte de Myanmar, cuatro personas recibieron disparos. Históricamente, la minoría étnica kachin de Myanmar ha tenido relaciones tensas con el Gobierno central y cuenta con una fuerza guerrillera propia, pero se unen a las voces de rechazo contra los militares.

La violencia también se extendió a Rangún y Mandalay, las dos urbes más grandes del país con manifestaciones diarias. En Mandalay, la policía antidisturbios respaldada por soldados disolvió una marcha antigolpista, en la que persiguió a alrededor de 1.000 profesores y estudiantes con gases lacrimógenos y lo que parecían ser disparos de advertencia.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias