Febrero cerró con 11 muertes violentas en Táchira

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Una vez más, la muerte siguió asechando en el estado Táchira, y para este mes de febrero, la región cerró con 11 homicidios, de los cuales, cinco personas eran de oficio obrero.

De acuerdo a la data manejada por el equipo de la Prensa del Táchira, los hechos ocurrieron en ocho municipios, entre ellos, Libertador, García de Hevia, Seboruco, San Cristóbal, Córdoba, Capacho Nuevo, Fernández Feo, y Bolívar.

De esta cifra, todos eran mayores de edad, 10 son hombres y una mujer. De los occisos, dos personas aún no han sido identificadas por las autoridades.

El primer crimen ocurrió el día tres, cuando Un hombre identificado como, José Alfredo Jiménez, de 57 años de edad, conocido bajo el alias "El Chileno", fue asesinado en la localidad de El Milagro, parroquia Doradas, del municipio Libertador, en la zona sur del estado.

Este ciudadano extranjero, quien se dedicaba al oficio de carpintero, se encontraba en su casa para el momento del hecho, ubicada en el barrio 12 de octubre. De acuerdo a las investigaciones de los organismos de seguridad, dos sujetos armados ingresaron a la vivienda tipo rancho, y sin mediar palabra, accionaron un arma de fuego, propinándole más de cinco impactos en el cuerpo.

El día cinco, un ciudadano, quien respondía al nombre de José Gregorio Yáñez Pabón, de 43 años, atendía su local comercial en vía principal de Orope, en el municipio García de Hevia, cuando dos sujetos a bordo de una motocicleta marca GN, color azul, arribaron y con el uso de armas de fuego, lo amenazaron para que les entregara un dinero.

Al oponerse al robo, uno de ellos le disparó en el rostro, causándole la muerta de forma inmediata. Yáñez tenía en sus manos un koala, el cual fue robado por uno de los victimarios para luego huir del lugar.

Se pudo conocer que el comerciante se había ocupado en instalar sistemas de seguridad en el negocio para protegerse de cualquier acción delictiva. 

Muerte en Seboruco

El reparto de bienes de la sociedad conyugal, tras una sentencia de divorcio, fue el detonante para que el comerciante Heriberto Ángel Méndez, de 54 años, asesina su expareja y luego se quitara la vida, utilizando para ello un arma de fuego, en la localidad de Seboruco el pasado siete de febrero.

La víctima quedó identificada como, Ana Isabel Pérez Ramírez, de 48 años de edad, presentaba al menos tres impactos de bala, uno de ellos en la frente.

El 13, efectivos de la Delegación San Cristóbal del Cicpc, hicieron el levantamiento de un cadáver en descomposición zona boscosa cercana al Nevada Sport Club, sector de Loma de Pío. 

Una persona que realizaba un recorrido por esta zona, la cual es frecuentada por deportistas, fue quien localizó el cuerpo, cuando se internó entre la vegetación para indagar sobre el olor a podredumbre que había en el lugar. 

El día 14 de febrero, a las tres de la mañana, un hombre de nacionalidad venezolana, de 19 años, fue asesinado en medio de una riña en el centro recreacional Blanel, en la urbanización El Carrizal, en la localidad de Santa Ana, en el municipio Córdoba, el pasado domingo.

De acuerdo con testigos del hecho, una acalorada discusión fue el detonante para que el occiso, quien quedó identificado como Jonathan Javier Moreno, fuera víctima de un sujeto quien al no controlar su ira sacó su arma de fuego y disparó contra el joven en varias oportunidades.

Producto de las heridas, Moreno cayó al piso y murió de forma instantánea, mientras que otro masculino, quien responde al nombre de Jhoan Alejandro Moreno Ortega, de 20 años, resultó herido en la cabeza. Ambos de oficio obrero, eran también hermanos.

Asesinato en Boca de Grita

El lunes 15, dos hombres, uno de nacionalidad extranjera y otro venezolana, fueron asesinados en la trocha "La Escuelita" en la localidad de Boca de Grita, en el municipio García de Hevia. Ambos eran de oficio obrero, y quedaron identificados como, Jordan Andrey Hernández Salcedo de 25 años y Jonaiver Jesús Mora Croquer, de 19 años, quienes al ser hallados por organismos de seguridad presentaban varios impactos de bala.

En el sitio se hicieron presentes funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de la Delegación de La Fría, para hacer el levantamiento de los cuerpos y comenzar con las investigaciones pertinentes del caso.

Seguidamente, el 19, Antonio Guillermo García Esperandio, venezolano, de 41 años de edad, de oficio obrero, fue asesinado en el interior de su vivienda en el municipio Córdoba del estado Táchira, por un sujeto que hasta el momento no ha sido identificado.

De acuerdo a las investigaciones previas se constató que García Esperandio se encontraba en su lugar de residencia, en el sector centro, carrera 6 con calle principal, casa 92, en Santa Ana, capital del municipio Córdoba, en compañía de su hijo, cuando un sujeto portando un arma de fuego ingreso a la residencia y le disparo, sin mediar palabra, ocasionándole la muerte de manera inmediata. 

 El cuerpo sin vida de un hombre fue hallado el domingo 21, en un terreno baldío en el sector de La Peña, municipio Capacho Nuevo con varios impactos de bala en su humanidad. El hombre, de quien no se tienen más datos, de acuerdo a la fuente policial, tendría unos 32 años y llevaba una franela manga larga color negra, al igual que unos zapatos deportivos del mismo color.    

Al momento del hallazgo no se le encontraron documentos que aportaran datos sobre su identidad. De acuerdo a los vecinos, esta persona no tendría residencia en esta zona.

Otro obrero

En el sector Piscuri, en el municipio Fernández Feo, fue hallado el cadáver de un joven de 25 años, identificado como Omar Antonio Abril Basto, con varios impactos de bala. El hombre, quien de acuerdo a la versión de sus familiares, era de oficio obrero, salió de su residencia ubicada Naranjales el pasado martes 23 de febrero, y no regresó, lo que alertó a sus seres queridos, quienes luego se enteraron del fatal suceso.

Molina no tenía hijos, y contaba con seis hermanos, con quienes mantenía una estrecha relación, según sus familiares. Molina estaba solicitado por robo de material estratégico, y presuntamente habría sido miembro de grupos armados en la zona sur del estado. De acuerdo al reporte policial, la versión manejada es ajuste de cuentas.

El cadáver en descomposición de un joven de 23 años fue localizado el miércoles 24 de febrero, en la trocha "Las Pampas" que comunica a San Antonio del Táchira con el municipio de Villa del Rosario, en el departamento del Norte de Santander.

Este hombre, quien fue identificado por sus familiares, respondía al nombre de, Óscar Eduardo Molina Murillo, quien residía junto a sus seres queridos en la localidad de San Antonio.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias