Los costos en algunas ocasiones exceden lo que devengamos

Yulieth Alcántara

Yo no creía que un consultorio bien equipado no estuviera encabezado por verdaderos profesionales

Laura de Contreras

Ni me acerco por ahí porque lo único que pueden hacer es sacarte los dientes

Sonia Villanueva

Hay consultorios donde pasan los días y no se atienden a pacientes

Greisy Escobar, presidenta Colegio de Odontólogos del estado Táchira

Se ha exacerbado el empirismo

Gladys Teresa Araque

Un tercio de 900 odontólogos tachirenses se han ido del país

Carlos A. Ramírez B. | La Prensa del Táchira.- El servicio público y privado de odontología en la región sufre los embates de cualquier otro sector en el país, la partida de 300 profesionales a otras naciones y la proliferación de centros de atención bucal no acreditados, son parte de un sinfín de elementos detractores que hoy día son el común denominador en el ejercicio de la profesión.

Greisy Escobar, es la actual presidenta del Colegio de Odontólogos del estado Táchira, arguye que la migración ha mermado en el sector, de una data que posee el colegio, de 900  profesionales registrados, trescientos odontólogos han salido de la región. 

La presidenta a su vez hizo mención en torno a la existencia de establecimientos que ofrecen el servicio sin estar capacitados para ese fin, destacó que ya han recibido las denuncias y se tiene conocimiento, en primera instancia de tres centros de atención, sin embargo aclara que hay innumerables desperdigados por toda la capital tachirense.

Escobar infiere que estos profesionales ocasionan daños por mala praxis al no tener el conocimiento idóneo para la atención al público, de allí que ya existen denuncias acerca de estas prácticas al margen de la ley. 

Puntualiza  que las medidas judiciales en contra de estos establecimientos se elevarán al Ministerio Público quienes a través de sus mecanismos verificarán la denuncia y accionarán bajo los estamentos jurídicos las sanciones a la que deben estar sujetos estos profesionales ilegales.

En el marco de la atención que se la da a los pacientes, asevera que tanto en el servicio público como privado la situación económica es determinante "El servicio es costoso y las personas solo asisten en emergencias, cuando sienten el dolor, cuando ya es necesario (...) aunado a ello, el temor de contagiarse con la Covid-19". 

Escobar aclara que los profesionales que se sitúan en los consultorios públicos están capacitados y cumplen con los requerimientos para la atención cónsona en cada situación que se presente. "La población puede estar tranquila pues los odontólogos de la Corporación de Salud están certificados y registrados en el colegio". 

Aduce que la falta de insumos hace que los consultorios estén inoperativos, en algunos casos como el del Ipas-Me, y en otros solo se atienden servicios básicos: limpieza y extracción.

La especialista asegura que la atención en la consulta odontológica en el estado Táchira ha decaído en grandes proporciones "hay consultorios donde pasan los días y no se atienden a pacientes. 

Sector público y sector privado

El gremio odontológico se desarrolla en dos instancias, la primera instaurada en el sector público, el cual se activó en el Estado hace 15 días, luego de un año de inoperatividad como consecuencia de la Covid-19 y, en el sector privado, que deriva en profesionales que cumplen las normativas y establecen sus consultorios en el marco de la ley y, su antítesis evidenciada en un número considerable de establecimientos, que por mercadotecnia, ofrecen servicios empíricos a pacientes incautos.

Para describir el sector púbico basta con indagar en el colectivo el concepto que forja cuando requieren de la atención odontológica. Apreciaciones como insalubre, falta de insumos y servicios restringidos son algunas que se esgrimen con regularidad, sin embargo, las más resaltantes, aluden en la desconfianza en el profesional y la sola atención para extracción de piezas dentales y limpieza general.

En el caso privado, algunos consideran los costos excesivos y la desconfianza con la que asisten a establecimientos, que si bien están bien dotados de insumos y medidas de salubridad, no se está consciente de la pericia de odontólogo y de la calidad de los materiales que utilizan.

En ambos casos es idóneo mantenerse informados e investigar a qué lugar se va asistir cuando se requiera del servicio. Yulieth Alcántara, es una estudiante de Contabilidad en la Universidad de los Andes, su experiencia con los odontólogos convergen en el sector público y privado. Hace un año y medio, antes del inicio de confinamiento, se atendió en un consultorio de un centro de salud perteneciente al Estado y la experiencia la describió en: Mala educación, falta de higiene y una extracción que aún desconoce por qué sucedió

Alcántara comenta que asistió para una limpieza general y que en medio de la atención una pieza sufrió una fisura y conllevo a la perdida. "Algunos médicos dicen que seguramente tenía una carie y que pudo haber sido tratada, pero mi odontólogo decidió sacarla (...) Bueno, meses después busque otro profesional que pese a que es un desembolso significativo (USD$150 lo que equivale a Bs. 295.625.397) ya tengo mi diente (...) cuando se asiste a un profesional privado la atención está garantizada pero los costos en algunas ocasiones exceden lo que devengamos". 

El caso de Laura de Contreras, docente, fue determinante, asistió a una consulta en una clínica privada para un tratamiento de conducto y en medio del tratamiento escucho como sus odontólogo preguntaba vía telefónica el paso a paso para la ejecución del tratamiento." Me desconcerté, al terminó de a consulta visité otro lugar de profesionales reconocidos para una revisión de emergencia y me dijeron que todo estaba mal (...) yo no creía que un consultorio tan lujoso y bien equipado no estuviera encabezado por verdaderos profesionales".

Sonia Villanueva, es comerciante informal, aduce que los tratamientos odontológicos que se realizaba se los hacía en Hospital del Seguro Social y que durante años eran referencia de calidad, hoy día, asegura "ni me acerco por ahí porque lo único que pueden hacer es sacarte los dientes (...) y yo no quiero que me saquen cada vez que voy un diente". 

Villanueva asegura que el esfuerzo que se hace para ir al odontólogo es inmenso los pagos varían entre USD$20 (Bs. 39.416.719) USD$50 (Bs. 98.541.799) y hasta USD$200 (Bs. 394.167.196).

Odontólogos atentos

Para la odontóloga Gladys Teresa Araque con 30 años de experiencia y especialista en ortodoncia en el Instituto Vellini de Brasil, en la actualidad se ha exacerbado el empirismo situación que se evidencia cuando un paciente asiste a establecimientos que no reúne las condiciones de higiene y de salubridad, esto lo hacen, por la promoción que fomentan menos costos, que a la larga no son satisfactorios. "La razón de este tipo de situaciones donde se atenta contra el paciente radica en la falta de políticas fuertes que confronten estas atenciones ilegales. 

Insiste en la responsabilidad gubernamental para mejorar las condiciones en el sector público, añade que se debe dotar los consultorios de manera óptima para que los ciudadanos tengan acceso al servicio. 

En cuanto a las soluciones, Araque añade que los miembros del Colegio de Odontólogos del estado Táchira han fomentado una serie de acciones para erradicar estas situaciones irregulares y que ello, es muestra palpable de la necesidad de sacar a flote la profesión y por ende, consolidar la calidad del servicio en el Táchira. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias