Por violencia y xenofobia murieron 21 migrantes en febrero

Nelson Altuve P | La PRENSA del TÁCHIRA.- Aunque al iniciar el 2021 se registraron algunos hechos violentos, fue en febrero donde la tragedia creció por el fallecimiento de varios venezolanos que habían salido al exterior en busca de un mejor horizonte para sus vidas y las de sus familiares.

Según los datos consultados, durante febrero se registraron un total de 21 muertos, contabilizados hasta la fecha del viernes 26. 14 fueron hombres y 7 mujeres perdieron la vida en diferentes países, y la mayoría de muertes se produjeron por arma de fuego. En total fallecieron 8 hombres a balazos, mientras que por arma blanca murieron 2; entre las féminas una murió a bala y dos apuñaladas. Dos jóvenes pierden la vida luego de ser golpeados a mansalva.

Entre los venezolanos que fallecieron en este infausto mes, resaltan la dama que intentó cruzar el Río Bravo para llegar a EE.UU muriendo por hipotermia, igualmente las venezolanas que fallecieron intoxicadas en Ciudad de México. La depresión también produjo dos decesos de jóvenes valiosos que habían huido de la crisis venezolana.

El conteo trágico

A Nixón David Querales Cordero, de 43 años, lo encontraron muerto en una vereda rural de Casanare, Colombia, cuando intentaba regresar a Venezuela luego de pasar tiempo en Ecuador. Su muerte en extrañas circunstancias ocurrió los últimos días de enero, pero su cadáver apareció el primero de febrero. 

De profesión educador había planificado el retorno al país después de pasar dos años en el exterior, pero no pudo llegar a su destino ni volverá ver a su hijo de apenas 6 años. Aunque nadie está detenido por este crimen, las autoridades indican que el móvil fue el robo.

Un caso sonado llegó desde Ecuador cuando se supo la infausta noticia del asesinato a puñaladas de una joven oriunda del estado Falcón. Diocelys Salazar apenas tenía 22 años, siendo asesinaba en un hecho pasional donde estuvieron involucradas dos mujeres que llevadas por los celos desataron su feroz odio ante la indefensa mujer que dejó dos niños en la orfandad. El suceso ocurrió en Riobamba provincia del Chimborazo.

La muerte de la joven Diocelys fue muy sentida en la comunidad falconiana

En otro hecho movido por los celos, la venezolana Dayana Katerine Jiménez (39 años), muere acuchillada en una plaza pública. Los casos de Diocelys y Dayana se dan prácticamente en situaciones similares, en la calle, apuñaladas y con agavillamiento. A Katerine Jiménez la asesinan dos mujeres en la población de El Socorro, departamento de Santander, Colombia. 

En Lima

La noche del 17 de febrero, asesinan a balazos en un barrio de limeño al joven Jesús Castejón Córdoba (25 años), en un hecho que al parecer tuvo como móvil el atraco, aunque algunos atribuyen al clima xenófobo que hay en Perú contra los venezolanos. 

Castejón Córdoba, había llegado a ese país hace tres años huyendo de la crisis violencia en Venezuela, laboraba como en el rubro del delivery y dejó un hijo huérfano. Los delincuentes le segaron la vida al propinarle siete disparos al supuestamente oponerse al robo de su motocicleta de trabajo.

Otro hecho que llamó la atención por el odio y el nivel de violencia con lo que actuaron los victimarios fue el asesinato de un joven tachirense, nacido en Michelena. A Wilmer Jaimes Colmenares de 41 años lo lanzaron de un tercer piso antes de recibir una brutal golpiza, en el barrio Villa El Salvador, en Perú. El hecho ocurrió el 18 de febrero. La xenofobia acabó con su vida.

La xenofobia marcó el destino trágico del tachirense Wilmer Colmenares

Otro venezolano perdía la vida al tener mala fortuna y conseguir la muerte en una de las trochas por donde los connacionales intentan ingresar al territorio peruano. El larense Gerson Hernández ya había logrado superar varios obstáculos, pero en su recorrido tuvo un altercado con un "coyote" que le disparó a mansalva, ocasionando la muerte del joven nacido en Lara.

Sangre criolla corre por Chile, Colombia y Brasil

El río de sangre venezolano bajó hasta Chile, donde el joven Karlos Manuel Reinoso Araque (19 años) lo asesinan en una fiesta en Santiago, capital de Chile. Un desconocido desenfundó un arma de fuego y sin mediar palabra le disparó a Karlos en la cabeza. El caso quedó registrado como un hecho motivado por los celos.

Brasil, es otra nación  a donde han llegado miles de venezolanos, huyendo de la pobreza.  El martes 16 de enero se registró un doble crimen en el barrio de Sao Vicente, Boa Vista, Brasil. Las víctimas quedaron registradas como Lucart Carrasquel (24), y Luis Fernando (22), al ser atacados a tiros por sicarios en motocicletas.

Un día antes las autoridades brasileñas de Boa Vista encontraron el cadáver de un hombre, siendo identificado como Jeferson Jesús Tabata (26) por disparos en la cabeza y espalda en Caxambú, también en la capital de Roraima. El lunes 15, un connacional de 28 años que no ha sido identificado, recibió 27 disparos cuando se encontraba en las afueras de un hotel. Dos hombres llegaron en un carro, llamaron a la víctima por su nombre y cuando éste volteó, le vaciaron un cargador de pistola semiautomática.

También a puñaladas y por odio, un joven procedente de Falcón, es asesinado en la isla caribeña de San Martín. José Daniel Yajuare, era deportista y precisamente luego de disputar un partido de beisbol lo asesina un sujeto con el que antes había tenido una discusión por salir en defensa de un amigo.

El violentó hombre aprovechó un descuido de la víctima para asestarle varias puñaladas que ocasionaron daños internos en el organismo. Pese a que Yajuare fue llevado a un centro de salud falleció ya que en el trayecto perdió mucha sangre y no soportó las graves lesiones.

La ola de crímenes contra venezolanos se incrementó en febrero, cuando el viernes 19 en horas de la tarde, el venezolano José Jair Chacón era asesinado de siete impactos de bala en el barrio Santa María de Barranquilla. Según el diario El Heraldo de Colombia los asesinos de Jair eran sicarios que acribillaron al joven en plena vía pública y huyeron en una motocicleta.

Dos días después, el 21 febrero en la misma Barranquilla muere a tiros Magalis Chourio (33 años), una joven zuliana que estaba acompañada por un hombre de nacionalidad colombiana identificado como Neider Fontalvo. Los sicarios iban por el sujeto, pero para no dejar testigos también asesinaron a Magalis.

Otro joven venezolano malogrado por el odio fue Jonaiquer Orellana (39 años) quien murió recientemente producto de las heridas causadas por arma blanca, cuando un sujetó lo atacó a plena luz del día en un parque en la población de San Martín de Porres de Lima, Perú. Un vídeo muestra la forma como Orellana fue atacado y aunque trató de correr el agresor pudo cumplir su cometido. Al parecer el victimario era de nacionalidad venezolana y todos se debió a una venganza pasional.

Suicidios entre San Valentín y carnaval

Dos jóvenes venezolanos fallecen por suicidio. En la noche del Día de San Valentín, la joven Maruyri Parra (29 años) decide poner fin a su existencia al ahorcarse en una de las habitaciones que habitaba en la localidad de Córdoba en Colombia. "La Chama" como le conocían había llegado a esa localidad procedente de Santa Bárbara del estado Zulia.

Con un lapso de 48 horas, otro joven aparece muerto en una habitación del barrio Kennedy de la ciudad de Bogotá. El muchacho de apenas 25 años fue identificado como Jesús Omar Hevia, procedente de la localidad de La Grita, en el estado Táchira. 

Accidentes casero

Una fuga de gas dentro de su departamento provocó la muerte de dos mujeres en la colonia Anáhuac de Ciudad de México. Madre e hija, se intoxicaron y pese a la acción de las autoridades no pudieron salvar sus vidas. Como Sugey de Arcia (46 años) y Bárbara Esbelt Arcia (15 años), oriundas de Monagas quedaron registradas las víctimas.

Las familias en Maturín de Sugey y Bárbara siguen consternadas por su fallecimiento 

Más al norte, la tragedia cercenó los sueños de un migrante venezolana al intentar cruzar las gélidas aguas del Río Bravo con un grado bajo cero, en el estado mexicano de Coahuila, con la intención de llegar ilegalmente a Texas.

Aunque no fue identificada por el Instituto Nacional de Migración, se conoció que su deceso se produjo por hipotermia, luego de adentrarse en el río con otras tres personas que si lograron cruzar el peligroso río. La víctima había salido desde el estado Zulia donde reside su familia.

Aunque fue un accidente, la tragedia enlutó a una familia del estado Anzoátegui, cuando se conoció el deceso en Madrid de Néstor Alexander Pérez, un hombre de 48 años, luego de impactar la moto en la que se desplazaba contra un camión recolector de desechos sólidos. 

Pérez había llegado a España hace tres años, laboraba en una empresa de delivery al momento del siniestro. El impacto le ocasionó múltiples traumatismos uno en el pecho y otro severo en la cabeza, originándole la muerte en el instante. Había laborado como juez en Venezuela antes de partir a Europa.

Alto nivel de xenofobia

La muerte del joven Orlando Abreu, ocurrida el 24 de enero, pero divulgada dos semanas después por un video que se hizo viral levantó las alarmas del clima de xenofobia que se gesta en algunas países suramericanos.

Abreu tenía un local en un mercado municipal de la zona de Trujillo y en el vídeo se observa a un sujeto lo amenazándolo con una pistola. Primero disparó contra una nevera. "Tú me conoces a mí, viejo. Yo soy tranquilo", dice Abreu, pero el victimario solo lo golpeaba y luego cumple su palabra de matarlo al disparar varias veces sobre su humanidad.

Un desalmado descargó todo su odio y segó la vida del joven maracayero Orlando Abreu

El hecho causó mucho dolor, generando la preocupación de muchas familias que ven alejarse a sus seres queridos de Venezuela en busca de un mejor futuro, pero la mala fortuna persigue a otros que sufren humillaciones por xenofobia, hasta perder la vida en medio de una vorágine de violencia por móviles como atracos, motivos pasionales, crímenes de odio, accidentes o depresión.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias