Ahora vivimos minados de cucarachas y moscas. Las ratas se pasean por la casa.

Simon Agelvis

Afectado

Yo tengo problemas respiratorios y debo vivir encerrada.

Leonelis Arias

Afectada

Hasta cabezas y huesos de res nos dejan ahí.

Yanet Díaz

Afectada

Limpian a medias porque mire cómo está eso ya.

Cris Colmenares

Afectada

Vertederos improvisados causan estragos en San Cristóbal

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Vertederos improvisados están multiplicándose en diferentes sectores de San Cristóbal, ante la mirada indiferente de las autoridades. Y es que vecinos demandan atención en lo que concierne a la disposición de desechos sólidos, pues la calidad de vida de quienes habitan en las inmediaciones de estos "centros de acopio", está cada día disminuyendo 

Ratas, cucarachas, malos olores, aves de carroña como zamuros, forman parte del paisaje en los basureros. Siendo esto una muestra del abandono al que es sometido la ciudad. El primero de estos espacios se ubica en la periferia del barrio Bolívar, sector Santa Teresa. 

Más de cien metros de acera son usados para dejar todo tipo de desechos sólidos que van desde bolsas de basura doméstica, pasando por cajas de cartón y hasta plumas de aves usadas para sancochos familiares. 

Los olores que expiden estos desechos son percibidos por todos quienes pasan por el lugar, por lo que suelen pasar, si van a pie, con las manos en la boca, o con los vidrios arriba, si van en vehículos. 

La falta de civismo de los sancristobalenses se evidencia en el paisaje que muestra a diario las filas de bolsas de basura dispuestas sin ningún orden ,lo que además es aprovechado por perros, gatos y demás animales que buscan algún alimento que pueda saciarles el hambre. 

Zona colonial

La cuesta de Filisco, ubicada en la carrera 3 de La Ermita, también es otro lugar improvisado en el que los ciudadanos optan por abandonar sus desechos. Habitantes de la zona aseguran que procuran estar pendientes por si algún vehículo llega a dejar basura, pero que en horas de la noche es que lo hacen, ya que con los cortes de electricidad, es más fácil dejar los desechos sin ser vistos. 

Rio Torbes

A orillas del río Torbes, a la altura de la avenida marginal, vecinos aprovechan la cercanía con el afluente hídrico para lanzar sus desechos. Dado el nivel de contaminación del mismo, quienes habitan la zona a diario cruzan la avenida y lanzan sin ninguna pena sus basuras al Torbes. 

Dado que la sequía llega en estas fechas, las bolsas no son llevadas en su totalidad por el caudal del río, sino que quedan a orillas del río, donde el proceso de descomposición de estos desechos se lleva a cabo, contaminando además el suelo donde caen. 

Puente Real

Dos años lleva el "centro de acopio" de desechos sólidos en Puente Real. Específicamente en el Pasaje Barcelona, a la altura de los galpones de la Zona Industrial, de punta a punta es una sola montaña de basura, agua, lixiviados y mal olor. 

Allí ya es normal ver trifulcas de zamuros peleándose por partes de animales muertos que dejan en la zona, sin contar las partes de ganado que dejan tirados en la zona, lo que genera olores nauseabundos a toda hora del día Cuando el sol calienta esos desechos, es casi imposible transitar por esa calle, ya que el aroma pestilente impide respirar.   

Y es precisamente a ese flagelo que son sometidos los habitantes de la zona, quienes sin importar si están lejos o cerca del Pasaje Barcelona, ven cómo sus vidas han ido en detrimento, ante la presencia de basura todos los días. 

Cris Colmenares, habitante de la zona, asegura que tras la decisión de la Alcaldía de poner un centro de acopio de desechos en la zona, la vida a todos se les complicó, pues en un principio se haría la recolección los días martes y jueves, pero con la desmejora en el servicio, han visto que duran semanas sin pasar. 

"Antes limpiaban las cuadrillas, pero ahora vienen y recogen. Limpian a medias porque mire cómo está eso ya. Hay un señor que limpia. Se para a las tres de la mañana todos los días porque la gente viene y deja su basura ahí". 

Yanet Díaz explica que en los años que lleva viviendo en Puente Real, es primera vez que padecen por esta situación, por lo que pide a la Alcaldía tomar cartas en el asunto, ya que al permitir la disposición de basura en el lugar, les ha traído consecuencias nada positivas a quienes habitan en el sector. 

"Mire esa fila de basura. Esta zona se ha caracterizado por ser limpia. Lo más lamentable es que son personas de todas partes de San Cristóbal que vienen a dejar la basura ahí, menos de Puente Real. Hasta cabezas y huesos de res nos dejan ahí". 

Encerrados

Para Simón Agelvis y su esposa Leoneris Arias, no hay más remedio que encerrarse, pues de dejar la puerta abierta, las ratas y demás animales se les meten a la casa. "Ahora vivimos minados de cucarachas y moscas. Las ratas se pasean por la casa. Mi esposa tiene problemas respiratorios y este olor y esta contaminación me la ha enfermado más". 

Leoneris explica que en varias oportunidades han solicitado a la Alcaldía a que instale un punto de control en el lugar, con lo que esperan que las personas no arrojen la basura allí, pero que los funcionarios hacen caso omiso a las peticiones. "Se hacen de la vista gorda y no ayudan. Ellos causaron ese problema al permitir que la gente saque la basura en sus sectores. Todo el mundo viene y deja sus cosas ahí y nosotros somos los que pagamos los platos rotos". 

Organizados

Diferente situación viven quienes habitan en el Pasaje Cumaná de Puente Real. Esta mañana estaban las bolas en toda la mitad de la calle, por lo que el equipo de La Prensa consultó con los vecinos. 

Explicaban que esto lo hacen cuando ven que ya viene el camión. "Uno de los vecinos avisa que ya viene el camión y todos sacamos la basura y la ponemos ahí de manera ordenada. No sabemos qué pasó, pero si ya en la tarde no pasan recogiendo la basura, cada quien se lleva sus bolsitas otra vez a la casa".  

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Monseñor Mario Moronta se contagió de COVID-19

| comentarios