"Galáctico" Mbappé destroza a un desdibujado Barcelona

Agencias | La PRENSA del TÁCHIRA.- El Barça bajó definitivamente a la tierra. Kylian Mbappé conquistó el Camp Nou y dejó los octavos de final de Champions, salvo milagro, sentenciados a favor del PSG. 

El Barça, con siete supervivientes del once inicial del 2-8 del verano ante el Bayern, necesitará una hombrada en el Parc des Princes para no irse de la Champions por la puerta de atrás por primera vez desde 2007. 

Creciente con el paso de los minutos, Mbappé fue un ciclón en su estreno en el estadio del FC Barcelona y fue el encargado de trasladar al marcador la mayor consistencia del PSG, que pese a algunas muestras de debilidad defensiva fue muy superior al Barça, que al final bastante hizo con evitar más goles. 

Messi avanzó a los azulgranas de penalti, pero Mbappé empató rápidamente y, ya en el segundo tiempo, marcó su segundo gol, que acabó de hacer hincar la rodilla al Barça antes de que Kane lograse el tercero de cabeza y el crack francés completase su 'hat trick'.

El Barça resistió algo más de medio partido. Compitió bien al inicio, se puso por delante y tuvo sus opciones, pero se descompuso en la segunda parte en cuanto Mbappé, con la asistencia inestimable de un Verratti majestuoso, pisó el acelerador y entró con toda su potencia en una defensa de circunstancias, con un Dest recién recuperado siendo su marcador más inmediato, ayudado por un Piqué que forzó su reaparición.

En el partido más grande en lo que va de temporada, Koeman no reservó nada. No puede negársele que fue audaz. La duda de la previa se resolvió a favor de lo inesperado y jugó Piqué, adelantándose mes y medio a los pronósticos de recuperación de su lesión de ligamentos. 

Así, la primera fase de partido fue de mucho tanteo, con gran respeto entre ambos equipos y ataques posicionales. Tras una primera llegada de Griezmann a pase vertical de Pedri que Keylor tapó bien, el joven canario evitó el 0-1, en un remate flojito que le salió mal a Icardi a pase de Verratti al área.

El Barça tuvo la ocasión de dominar, puesto que fue el que cambió el ritmo del partido. Una internada de De Jong tras gran pase de Messi acabó en penalti. Kurzawa, que en 2017 ya se hizo un autogol en la gran remontada del Barça, zancadilleó al holandés por detrás, un penalti del que la comprobación del VAR no arrojó dudas. Tampoco las arrojó la ejecución de Messi.

La alegría fue efímera. Al poco de que Dembéle perdonase el 2-0 tras una recuperación de Leo en uno de los muchos líos defensivos del PSG, Mbappé cazó en el área un gran pase de Verratti tras internada de Kurzawa, superó a Piqué y Lenglet y batió sin contemplaciones a Ter Stegen, quien poco después sacaba una mano tremenda para evitar el segundo de los parisinos en un chut de Icardi.

También pudo marcar Griezmann tras pase de Pedri, pero cruzó demasiado el balón y al descanso se llegó con 1-1. El regreso puso en escena un PSG más fresco, que quiso ir a por el partido. Y lo hizo. Ter Stegen sacó otra mano providencial a chut de Kean después de otra llegada de Mbappé, que conforme avanzaban los minutos iba buscando nuevos zarpazos en el partido.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias