A una niña le puedes colocar un tutú con unas medias pantis, o quienes bailan flamenco puede usar ese traje, mientras que al varón es más complicado vestirlo

Karla Sánchez

Comerciante

La gente pregunta más por los productos que por la ropa, pues lo principal ahorita es la comida más que el disfraz que solo es para usar uno o dos días

Delcy Pernia

Comerciante

En las vitrinas se quedaron los disfraces para carnaval

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Un alto costo representó este año 2021 la compra del tradicional disfraz para los carnavales por parte de padres y representantes, quienes para esta fecha tuvieron que ingeniárselas para poder consentir a los más pequeños de la casa.

Y es que con un precio que va desde los 27 mil hasta 90 mil pesos, es decir, entre 15  y 52 millones de bolívares, este atuendo representó un golpe al bolsillo para muchas familias, quienes en medio de la crisis ven como prioridad la alimentación y no este traje ocasional.

Es así como lo confirma Karla Sánchez, propietaria de la tienda Chiquilines en Barrio Obrero, quien señaló que comparado con el 2020, las ventas disminuyeron en más del 70%.

Recordó que en años anteriores, las personas tomaban estos días libres para viajar fuera del estado, pero producto de la pandemia por la covid-19 y las restricciones de movilidad del Gobierno nacional, la colectividad optó por quedarse, sin embargo, la celebración de carnavales con actividades fue nula.

"La situación está muy difícil, y ya nada es como antes cuando una veía juegos en las calles, las personas lanzando bombas con agua, había mucha recreación, pero ahora, eso ya se acabó" expresó Sánchez.

En su tienda, los disfraces más solicitados fueron los de superhéroes y princesas, teniendo mayor demanda los de niños, pues considera que a las hembras es más fácil la improvisación por parte de sus padres.

"A una niña le puedes colocar un tutú con unas medias pantis, o quienes bailan flamenco puede usar ese traje, mientras que al varón es más complicado vestirlo" apuntó.

 Para este año, prefirió no comprar mucha mercancía como lo hacía en otras épocas por temor a quedarse con ella, pese a ello, hubo un poco afluencia que acudió a comprar el disfraz.

"Este año muchos preguntaron, algunos decidieron comprar mientras que otros pues prefirieron tomar otras opciones en lo atípico que se volvió esta situación" acotó.

De segunda mano

La vendedora Delcy Pernía, dijo que las ventas de disfraces estuvieron flojas, pues muchas personas prefirieron hacer compras de comida antes que comprar un traje cuyo uso es de solo unas horas.

"La gente pregunta más por los productos que por la ropa, pues lo principal ahorita es la comida más que el disfraz que solo es para usar uno o dos días" apuntó.

Pernía quien vende atuendos de segunda mano señaló que su costo va desde los 10 mil hasta 25 mil pesos.

"Hay gente que solo ve, otros ni preguntan, comparado con otros años estuvo muy, pero muy flojo" aseveró. A su juicio, sus ventas cayeron en más del 70%.

Locales cerrados

En el centro de la ciudad en diversos establecimientos comerciales poco se hizo notar la venta de esta ropa infantil, debido su alto costo, mientras que otras tiendas prefirieron cerrar sus puertas por el asueto de carnaval.

La ciudad capital aún se mantenía desolada para este martes, pese a la flexibilización anunciada por Nicolás Maduro.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias