Denuncian negligencia de autoridades en caso de niños maltratados

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Vecinos del sector La Perla, municipio Guásimos, aun no salen del asombro, tras la muerte del pequeño José Antonio Rovira, de apenas once meses de edad, a causa de un cuadro severo de desnutrición y abandono, por el cual, sus padres están detenidos, esperando la judicialización. 

Yurbi Martínez, vecina de la zona asegura que no solo a los padres de los dos niños se debe investigar, sino a la abuela materna de ellos, por cuanto ella tenía conocimiento de los desmanes cometidos en contra de las humanidades de estos niñitos. 

"Esto fue notificado y buscamos ayuda. Se levantó un informe e eso se engavetó y no hicieron nada. Esperaron a que ese pequeño estuviera en esas condiciones para sacarlo".   

Destaca Martínez, que ante la falta de atención oportuna por parte de las autoridades, desistieron de las denuncias, ya que nadie investigaba a los padres de José Antonio y Jesús. "No actúan y uno se cohíbe porque no vemos resultados".    

Los vecinos destacaron que en noviembre notificaron a las autoridades con competencia en materia de menores y el consejo comunal también intervino para ver si se lograba algo, "nos decían que debíamos llevar unos requisitos con la denuncia".   

Califica de sicópata al padre del pequeño José Antonio, dados los tratos crueles a los que el niño, junto a su hermano fue sometido. "Ni a un animal se le trata como ellos trataron a esos niños". 

Asegura la dama que sus hijos veían como Jesús, imploraba por alimento a sus padres y estos se lo negaban. "Comían lo que fuera delante de ellos y no les daban nada. A veces le llevaban los vecinos comida y ellos les decían que coman porque no les iban a dar más". 

En deplorables condiciones

Maribel, una vecina de la familia Rovira, asegura que en los tres años que tiene viviendo en la zona, siempre vio a la pareja y después a los niños en las condiciones más deplorables. 

Añadió que la forma de ellos subsistir era a través de la caridad, pues ninguno de los dos trabajaba y se dedicaban a pedir limosnas. "Los niños siempre estaban en las peores condiciones. No trabajaban. Solo lo que hacían era pedir". 

Advirtió la mujer que en varias oportunidades vio a los niños en compañía de personas adineradas a bordo de carros lujosos. Destaca que nunca vieron actos de violencia en contra de la madre de los niños, quien es menor de edad. 

Todos tenían una historia diferente qué contar de la lamentable situación y los malos tratos que los niños recibían de sus padres. Incluso, comentaron que el bebé se cayó del coche, mientras bajaban las escaleras, y en lugar de preocuparse y correr a ayudar al niño, lo que hacían era reírse. 

Otra de las vecinas, quien asegura que al bebé lo dejaban en un corral, en muy malas condiciones. "Parecía que le hubieran tirado agua porque el niño estaba mojado. Mi hija se metió y lo agarró. Estaba temblando y ella le dio comida en ese momento". 

Con asombro contaron que en una oportunidad, la madre del pequeño José Antonio les advirtió que lo asesinaría. "Nos dijo que le iba a sacar los sesos, lo iba a licuar, lo iba a meter en una olla de presión y se lo iba a comer". 

Incluso, comentan que varias veces le increpaban a la madre su mal proceder con esas criaturas, a lo que ella simplemente respondía que lo le importaba el bienestar de los niños. 

Quieren que la verdad salga a la luz y se haga justicia y tanto los padres de José Antonio, como la abuela de los pequeños, paguen por los abusos a los que sometieron a estas criaturas inocentes. "El niño pequeño no va a recuperar la vida, pero por lo menos que sirva para salvar al otro, que no sigan haciendo esto". 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias