En 2020 asesinaron 7 mujeres y 10 mil denunciaron violencia 

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Recientemente una dama fue víctima de la ira desenfrenada de su ex marido. Tras una discusión por el cuidado de la menor de sus hijas, este hombre, sin mediar palabras, atacó a puño limpio la humanidad de esta mujer, cuya estatura no supera el metro sesenta centímetros. .

Y es que más que golpeada físicamente, sus golpes emocionales eran evidentes. Con la mirada algo dispersa y con una voz tenue, narró cómo fue que este hombre, con quien compartió varios años de su vida, atentó contra su humanidad. 

"Nosotros estamos separados y a él le tocaba cuidar esta semana a la niña, pero ella se enfermó, por lo que me la fue a llevar, pero yo le dije que también me sentía mal y que si estaba conmigo se podía poner peor. No le gustó cuando le toqué el hombro y se me fue encima y me golpeó muchas veces en la cabeza con el puño cerrado. Cuando me vio ensangrentada salió corriendo de la casa. Yo me fui detrás de él, pero no pude seguirlo porque me desmayé", dijo la dama. 

Tras mostrar su ojo izquierdo, no queda duda de la saña con la que este hombre la atacó. Sin posibilidad de abrirlo y con un corte que ameritó suturas, la mujer espera que se haga justicia.    

Este es uno de los muchos ejemplos de casos en los que las mujeres son víctimas de maltratos físicos por parte de parejas o de quienes en algún momento compartieron sus vidas con ellas, bien sea en la crianza o de alguna forma. Unas, por miedo, no denuncian y son las que más peligro corren, pues siempre son presa del maltratador. 

La abogada Beatriz Salas, directora de la organización Proyecto 860 y miembro del observatorio de violencia de género, indicó que el 2020 fue un año violento no solo en el estado, sino en todo el territorio nacional, ya que solo en ese año, hubo 217 femicidios aproximadamente. "Es una cifra muy alta que se corresponden con las cifras de Suramérica, que son los países con mayor violencia de género a nivel mundial". 

En el Táchira, el año pasado se registraron siete femicidios y más de diez mil solicitudes por investigación en casos de violencia de mujeres adultas y niñas. 

Ya en enero, la cuenta iba por cuatro femicidios en el país, siendo el Táchira uno de los estados que ya había registrado la muerte violenta de una adolescente a manos de su padrastro en Ureña. "El victimario dejó una nota donde culpaba a la madre por haber permitido que este hecho ocurriera". 

Agregó Salas, que se debe definir el término de la "indefensión aprendida", a la que están sometidas las madres que son víctimas de maltrato. "Se comienza con los hijos pero se presiona a la madre. Pueden quedar a merced del agresor al punto de hacer solo lo que el agresor le indique por miedo". 

La pandemia lo agudizó

Indicó Salas que el COVID-19 y su llegada al país, ha causado efectos catastróficos, dado el encierro y confinamiento de mujeres víctimas de violencia con sus agresores. "Esto genera un aumento de la violencia en diferentes tipos". 

De acuerdo a la Ley de una vida libre de violencia contra la mujer, hay 21 tipos de acciones que son calificadas como violentas en contra de las mujeres. "Esta cuarentena ha producido un aislamiento y la pérdida del contacto personal con sus familiares y amigos, es aprovechada este agresor para ejecutar su intención". 

Otro elemento que influye, es la impunidad. A juicio de Salas los agresores saben que las investigaciones son largas o se engavetan, por lo que "no se actúa de manera expedita y hay un retardo procesal impresionante y durante ese tiempo, estos hombres se dedican a ejercer su poder sobre las mujeres, agrediéndolas". 

Alerta que el agresor comienza de diferentes formas, pero la sicológica es la más común. Criticar su forma de vestir, no estar de acuerdo con sus amistades, es la fase inicial de lo que ella llama juego de violencia contra la mujer. "A medida que pasa el tiempo, se incrementa la forma de violencia, pudiendo llegar al femicidio". 

Sin atender

Lamenta Salas que a la hora de una mujer poner una denuncia ante los cuerpos de seguridad, muchos funcionarios no prestan la atención debida a este tipo de casos y lo que hacen es estigmatizar a las damas. "Les dicen que esos son problemas domésticos, que los resuelvan en casa y muchos no toman en cuenta esa denuncia y esto se agrava". 

Asegura que al llegar a la fase de investigación, el agresor, al ver que no se toman medidas correctivas, cree que no le van a hacer nada y continúa violentando la humanidad de su víctima. "En ocasiones ese expediente queda engavetado. Eso le da libertad a ellos de ejecutar actos violentos contra la mujer". 

Advierte que muchas mujeres evitan denunciar por el miedo que sienten. "A veces la ignorancia e incluso la pobreza las hace más vulnerables y evitan denuncia, lo que permite que el agresor continúe con la violencia que a veces se extiende a sus familiares". 

Recomienda que se les deben dar herramientas a las mujeres sobre el empoderamiento, autoestima, entre otras, a fin de que las damas tengan criterio y puedan repeler los actos sicológicos. 

"Es importante hacer entender a niños y adolescentes que por el hecho de ser hombres, deben ejecutar actos contra la mujer". 

Agrega que dentro de los proyectos de Proyecto 860 está la creación de una academia de defensa personal, a fin de empoderar a niñas, adolescentes y mujeres. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Muchos aspirantes enredan elecciones

| comentarios