El hijo de Bernal me colocó una granada en el pecho y me insultó

Laura Virginia Hurtado

Médico Pediatra

ACUSAN A HIJO DE BERNAL Y A LAS FAES DE ABUSOS POLICIALES

Redacción | La PRENSA del TÁCHIRA.- Un noche de terror vivieron varios empresarios y clientes de una conocida feria de comida ubicada en la Avenida Los Agustinos de San Cristóbal,  cuando un grupo armado con granadas y ametralladores identificados con uniformes del Faes generaron un acto reprochable.

Las denuncias de los afectados ya circulan en las RRSS, sobre lo sucedido el pasado viernes 22 de enero donde se encuentra involucrado un grupo de funcionarios, incluyendo un presunto hijo del diputado y Protector del Táchira, Freddy Bernal. 

Los funcionarios según la denuncia realizada por la médico pediatra Laura Virginia Hurtado, llegaron a los locales amedrentando y violentando los derechos humanos de las personas, golpeando a varios y llevándose detenido a un cliente por supuestamente grabar una acción que estaban ejecutando justo al frente del negocio de comida.

Hurtado, se encontraba en el lugar de los hechos y narró la situación difícil que vivieron, por el vil atropello de las Faes bajo el uso de armas de guerra, que puso en peligro la vida de los comensales que en ese momentos estaban en el local.

"Quiero denunciar a los funcionarios de las Faes que entraron al local empezaron a arrebatarles el celular a los que estábamos allí, a un joven que se opuso lo golpearon, al yo intervenir y reclamar por esa acción, uno de esos sujetos sacó una granada y me la puso en la cabeza, diciendo que la iba a explotar". Agrega Laura Hurtado.

Los funcionarios querían borrar cualquier evidencia de un episodio que aparentemente sucedió a pocos metros de la esquina donde está ubicada la feria de comida. 

"Ellos tenían armas largas, cortas, granadas, y nosotros ni teléfonos porque nos los quitaron. Ninguno de nosotros tenía nada con qué defenderse más que con nuestro cuerpo".

Asegura la ciudadana afectada que golpearon hasta el vigilante porque les decía que allí no podían atropellar a los clientes. "Eran como ocho, cargaban con Fal, pistolas y granadas en mano, tirando sillas y mesas. Ese tipo me arrebató el celular y le dio contra el piso. Uno de ellos me agarró por el cabello, me dio un golpe en el pecho y ese sujeto me agarró por el cuello, estaba ahorcándome, otro estaba grabando, me decía toda la cantidad groserías que se pueden imaginar, hasta que alguien lo agarró y se lo llevaron".

Durante la denuncia Hurtado, muestra una foto de un celular donde aparece un hombre joven abrazado con el ahora diputado Freddy Bernal, ex jefe de las  Faes. Ella lo acusa de ser directamente el sujeto que la amenazó de muerte y generó todo este acto de barbarie dentro del local de comida rápida.

Comerciante aterrado

Así lo denunció públicamente, el comerciante Nicola Di Gioia, dueño de un local dentro de la feria de comida antes mencionada.

Indicó  que fue salvajemente atacado por los funcionarios del Faes esa noche, en presencia de muchos clientes que estaban dentro del negocio. 

"De pronto entraron al local con granadas de mano, armas cortas y largas, golpeando y ofendiendo a todos. A mí me llevaron preso, luego me dieron una paliza, me daban cachazos y todos se reían. Parecían estar bajo los efectos de las drogas y el alcohol".

Di Gioa nombra como principales responsables del grave incidente a un hombre identificado como Tamany Bernal. "El hijo del diputado Freddy Bernal fue el que entró al negoció arremetiendo contra las personas, también estaba el hijo del jefe del Faes que se llama Jeffry".

"Cuando me llevaron detenido, me torturaron. Me echaban alcohol en los ojos, me colocaron una granada en el pecho, le quitaban el seguro y se la volvían a poner. Me daban con las cachas de las armas. Fue aterrador. A Dios gracias no pasó a mayores".

El denunciante dice estar realmente asustado con esta situación. "Estoy subiendo esta denuncia a las redes y quiero que me ayuden todos mis seguidores a etiquetar a esas personas que tengo ahí para ver que pueden hacer para solucionar ese problema".

Más adelante Nicola Di Gioia, asegura que fue liberado solo con la condición de firmar una declaración que ellos acomodaron a su conveniencia. Al salir de la sede del Faes se enteró que el vigilante tiene sus piernas partidas ya que lo lanzaron por el segundo piso del establecimiento. "Hay que operarlo".

Ahora el joven empresario está viviendo bajo el terror psicológico que le está aplicando el Faes-Táchira. "Ellos volvieron a mi negocio. Ya no sé cuándo volveré allí. Hice la denuncia en fiscalía y tribunales, estamos aterrados". Denuncia Di Giaio.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Casos de dengue descienden un 66% en el Táchira

| comentarios