Ya no es como antes que había buena demanda.

Juan Pérez

Taxista

Venimos por la necesidad de trabajar.

Vicente Durán

Taxista

Se hacen 20 o 30 mil pesos diarios y cuando hay carambola 40 mil

Franklin Rivas

Taxista

La gasolina subsidiada pasó a la historia.

Jhony Rivas

Taxista

Yo con 37 mil pesos echo 20 litros. Más no puedo.

Frank Manaure

Taxista

Un delivery en un carro sale más caro que en una moto.

Rafael Zambrano

Taxista

Taxistas condenados a trabajar solo para comer 

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- A duras penas sobrevive el gremio de taxistas de San Cristóbal, ante la disminución considerable de clientes entre otras razones, por la pandemia del COVID-19. 

Y es que los trabajadores de diferentes líneas de taxis aseguran que hacen lo justo y necesario para alimentarse, ya que no cuentan con suficientes carreras, como hace año y medio atrás. La falta de gasolina a precio subsidiado también anula cualquier posibilidad de ganancia para los conductores. 

Gasolina cara 

Para Juan Pérez, quien pertenece a una línea de taxis, se trabaja las 24 horas en dos turnos de doce horas cada uno. Asegura que uno de los principales problemas es el valor del combustible, pues tras si bien en un momento hubo gasolina subsidiada para ellos, actualmente deben comprarla, como todos los carros en la entidad, a precio internacional. 

"Ahorita está a diez mil pesos una carrera en el caso central de la ciudad. De vez en cuando trabajamos con encomiendas, pero el trabajo ha bajado demasiado. Ya no es como antes que había buena demanda". 

Explicaba Pérez que es cuestión de suerte hacer más de una carrera, ya que en dicha empresa trabajan por turnos. "Hoy llevo una sola carrera desde esta mañana y mire la hora que es. Antes uno no se daba abasto, pero ya no. La gente prefiere un mototaxi, caminar o en buseta". 

Preocupante

El señor Vicente Durán asegura que para los taxistas el trabajo diario, además de fuerte y difícil, está preocupante, ya que a medida que pasan los días, las carreras disminuyen. 

"Desde las 6:30 de la mañana hasta ahorita es que vamos a ver si sale una segunda carrera, porque ya después que salen los autobuses con el personal de la clínica, esto queda solo y nos toca irnos porque más bien corremos peligro...venimos por la necesidad de trabajar".    

Explicó que el servicio de encomienda no es muy pedido, a menos que sean cosas grandes que no quepan en una moto, pues de lo contrario, prefieren un mototaxi que cobra menos. Señala que con suerte logra hacer dos servicios a la semana. 

Otro elemento que pone cuesta arriba la prestación del servicio de taxi es el de la gasolina. "Para poner gasolina, por terminal de placa, hay que llevar una cantidad de dinero que a veces no logramos hacer. A nosotros no nos subsidian el combustible", dijo. 

No es rentable

Para Jhony Rivas lo que se hace a diario alcanza a duras penas para la comida, pues en lo que más se gasta es en los más de setenta mil pesos que se deben dejar en las estaciones de servicio para llenar el carro de gasolina. "La gasolina subsidiada pasó a la historia". 

De la misma forma, Franklin Rivas indicaba que dependiendo del día se pueden hacer hasta tres carreras cortas, pues son las más económicas. "Se hacen 20 o 30 mil pesos diarios y cuando hay carambola 40 mil, pero eso es muy raro cuando se logran cuatro carreritas en un día". 

Dada la poca frecuencia de carreras, un tanque full puede durarle toda la semana, por lo que cuando le toca el terminal de placa, vuelve y surte lo que ya se haya consumido. "Yo con 37 mil pesos echo 20 litros", dijo Frank Manaure. 

Opciones

Dijo Rafael Zambrano que a diario busca opciones para lograr mayores ingresos, siendo el delivery una alternativa. 

Sin embargo, quienes tienen la preferencia por parte de los clientes a la hora de hacer una entrega, son los mototaxis, por lo rápidos y más económicos. "Un delivery en un carro sale más caro que en una moto, entonces es muy raro que nos busquen para hacer esos servicios". 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR 

Otras Noticias