Farmacias abusan con precios de tratamiento para el COVID-19

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Nada fácil la tienen los familiares de pacientes con COVID-19 para la compra de medicamentos. La diferencia de los costos entre farmacias los obliga a visitar varios establecimientos para ver dónde la consiguen más económica. 

David Useche, pariente de un paciente con COVID-19 contó al equipo de la redacción de La Prensa, su viacrucis para poder comprar las medicinas que le solicitaron. Lo que se encontró, luego de recorrer varias farmacias, lo dejó sin palabras. 

"Con la falta de gasolina, las restricciones de movilidad es muy difícil moverse dentro de la ciudad. Uno llama o si puede llegar a buscar el Remdesivir en las farmacias y hay que caminar porque los costos son diferentes entre todas y antes de comprar, hay que comparar precios". 

Explica que las diferencias entre farmacias son abismales, pues si en una, dicho medicamento puede costar unos 115 dólares, en otra de las que están en la periferia del Hospital Central de San Cristóbal, vale hasta 260 dólares, es decir, más del doble de diferencia.

En Barrio Obrero, por ejemplo, las farmacias ofrecen el medicamento entre cien y 130 dólares, mientras que el costo varía en las farmacias adyacentes al Hospital Central, donde por la necesidad de aplicarle el tratamiento a la brevedad posible, muchos pagan más por el mismo medicamento.  Mientras más cerca esté la farmacia del centro asistencial, bien sea público o privado, más alto es el costo de los medicamentos. 

Lo triste del asunto es que por lo general no es un solo frasco de Remdesivir el que piden por paciente. Al  menos tres unidades se requieren para el tratamiento de las afecciones derivadas del Coronavirus, dependiendo del nivel de gravedad del paciente. 

Cuando este medicamento comenzó a llegar a las farmacias de la ciudad, se solicitaba informe médico, cédula del paciente, entre otros documentos, para evitar que revendedores lo adquirieran antes que los pacientes. Sin embargo, en los establecimientos consultados, no pedían ningún tipo de respaldo que avalara que quien lo compra, es porque lo necesita. 

Con otras es lo mismo

Lo mismo pasa con otros medicamentos, necesarios para combatir las complicaciones derivadas del Coronavirus.

La Enoxaparina Sódica, un anticoagulante muy pedido para complementar el tratamiento para el COVID-19, oscila entre los 35 mil y los 60 mil pesos, dependiendo de la farmacia, siendo su uso diario para los pacientes. De acuerdo a lo informado por médicos, al menos dos ampollas de este medicamento se necesitan a diario, por lo que cuando falta en el Hospital Central, los familiares deben "patear" la calle, para ahorrarse algunos pesos. 

La Dexametasona, esteroide que viene en presentación de ampollas, es uno de los medicamentos más fáciles de encontrar y también de más variabilidad de precios. Desde dos mil hasta doce mil pesos por ampolla piden en las farmacias sancristobalenses. Al menos una ampolla de estas se usa en los pacientes con Coronavirus. 

La ivermectina, que hasta hace poco comenzó a llegar nuevamente, ya que desde el último trimestre había escaseado, dado que forma parte del tratamiento para la COVID-19, cuesta entre 12 y 30 mil pesos, dependiendo de la marca y la procedencia del medicamento. 

Vitaminas 

Vitaminas como la D, C y Zinc, imprescindibles en la lucha contra la COVID-19 tienen variedad de precios. En ello influye la cantidad, el laboratorio y si son importadas o son de producción nacional. La C, dependiendo de los miligramos tiene un costo que va desde los 9 mil, hasta los 30 mil pesos. 

La presentación de vitamina D va desde los doce a los 20 mil pesos, mientras que el Zinc de cien miligramos, puede encontrarse en las farmacias locales en precios que rondan los 15 y 18 mil pesos. 

Vale acotar que siempre influye la marca de los productos y las droguerías que los distribuyen. Familiares hacen un llamado a las autoridades para que verifiquen esta situación, pues, pese a que están conscientes de que son medicamentos de alto costo, no comprenden la diferencia de precios entre farmacias. 

Exámenes 

Otro elemento que golpea los bolsillos de los familiares, son los exámenes que se deben practicar al paciente. Pruebas como como hematología completa, glicemia, urea, creatinina, enzimas hepáticas, PCR, ferritina, LDH, pruebas de coagulación, entre otras, puede sumarle más de trescientos mil pesos en laboratorios adyacentes al Hospital Central de San Cristóbal, mientras que en otros, más alejados, puede reducirse casi a la mitad este costo. 

Familiares aseguran que deben vender a veces sus pertenencias a precio de gallina flaca para lograr costear los tratamientos y exámenes de sus familiares recluidos. "Todo con tal de no dejar que nuestro familiar se nos muera, pero veo que abusan con los precios de todo. no son solo las medicinas, sino en exámenes también", dijo Useche. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias