A RIN PELAO

Nelson Altuve P. - Menos de 10 días quedan para dar el pistoletazo de salida de la Vuelta al Táchira en Bicicleta en su edición 56. Por estos días se ha levantado una polémica por la realización de la carrera en estas fechas donde el Covid-19 y sus secuelas es el pan nuestro de cada día. Un sector se ha levantado para criticar que la misma se lleve a cabo, mientras otro grupo está a favor de que ruede la caravana. Respeto la opinión de los primeros, pero me voy con el grupo que considera que la misma se debe efectuar, a costa que me puedan señalar de partidario del régimen. Solo me apegó al plano estrictamente deportivo, porque entiendo que la carrera va a reunir una serie de condiciones especiales donde el tema de la bioseguridad jugará un papel preponderante y que se cimenta en los resultados que arrojaron competencias previas como el giro de Italia, Tour de Francia, Vuelta a Colombia, Clásico RCN y Ronda Ibérica, que se corrieron en plena efervescencia de la pandemia en suelo europeo y en el vecino país, y que para nada incidieron en las cifras de casos de contagios que tienen esos países... Creo que el giro tachirense puede servir de válvula de escape por unos días para olvidar tan malas noticias que a diario llegan sobre el coronavirus y la crisis socio-política del país. La carrera andina también va a demostrar de qué está hecha la dirigencia para sacar adelante una competencia que estará bajo el ojo escrutador de la UCI. Damos el voto de confianza a la ATC, Min-Deportes, enlaces y cuanto tengan que ver en el tema de seguridad y sanidad, elementos esenciales para hacer cumplir los rigurosos controles de la carrera. Ya desde hace rato había gente montada en "el caballo" organizativo, así que pedir a estas horas del partido que se suspenda la competencia es un asunto de mezquindad. Para el ciclismo venezolano y sus actores principales (ciclistas) que tantas penurias pasan por estos tiempos sería un golpe bajo no poder competir, cuando llevan meses entrenando. Que hay gente que le saca provecho a la Vuelta al Táchira en lo económico eso todos lo saben, que otros ganan en una semana más de lo que pueden ganar un pedalista en una temporada también es cierto, pero eso pasa a segundo plano cuando de competir se refiere...Aquí pasa porque cada individuo tome las previsiones de rigor, y hay alternativas como ya se dice por allí, es preferible seguir la carrera a través de la radio, la tv o redes sociales que arriesgarse a salir a pescar un contagio. Que aquellos que van a ir a la carrera deben tomar medidas, también es cierto, es un punto de responsabilidad y conciencia; hay medidas que se tomarán, como la de eliminar los circuitos y que todas las etapas sean en línea, así se evitan concentraciones;  que no haya público en las salidas y llegadas, solo los estrictamente autorizados para cumplir su trabajo; los controles de pruebas serán rigurosos, en fin, será una carrera altamente vigilada y que deseamos esté llena de salud...Me alegra el número de participantes. El hecho de que el giro apareciera inscrito ante la UCI con suficiente tiempo motivó a varios equipos a animarse, por eso, como un aficionado más del ciclismo y defensor de nuestra Vuelta al Táchira debemos aplaudir el esfuerzo de esos bravos ruteros que también arriesgan su vida por venir a este terruño a competir en una carrera que aún tiene prestigio mundial gracias a su tradición y las batallas que muchos pedalistas han dado en sus montañas con etapas épicas como La Grita y Cerro El Cristo...El punto negro dentro de la organización de la carrera que a estas alturas no haya una ruta definida y todavía andan dando retoques al trayecto solo porque los que ponen el dinero no les gusta este o aquel recorrido.... Y como dicen en el argot taurino: Qué Dios reparta suerte a la caravana

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

  

  

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Ciclismo

Vuelta a Colombia va con 10 etapas en abril 

| comentarios

Ciclismo

Orluis Aular disputará dos clásicas en Francia

| comentarios