Desarman horno crematorio de Caneyes por emisión de gases

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Vecinos de la urbanización Los Olivos, de Caneyes, municipio Guásimos, insisten en que se mantiene el problema de los malos olores, durante el proceso de cremación de cuerpos. 

Rosa Elena Tames, representante de los habitantes de dicha zona, indicó que esta situación no solo es de ahora, sino que es de vieja data. 

"Nos hemos reunido con el Concejo Municipal, los administradores del cementerio y ellos cerraron un tiempo porque no tenían unos filtros de la trifásica. Todo esto funcionó unos días, pero tienen muchas fallas".  

Denuncia que tras la salida del encargado del camposanto, era que se incrementaban los incendios en dichos hornos. "No sé si es que no tienen la suficiente preparación o descuidaban el trabajo. Había mucho mal olor y humo y hasta en las noches".    

Tames denuncia que tras mudarse un tiempo hacia otra zona, sintió mejoría en las constantes afecciones respiratorias, entre las que se incluía el sangrado de nariz. Tras llegar nuevamente a su lugar de residencia, indica la dama que la situación volvió a presentarse. 

Indica que varios vecinos le han manifestado su deseo de ir a la Fiscalía del Ministerio Público a fin de poner la denuncia, sin embargo esperan que las refacciones que le hacen al horno, mejore la calidad del humo que sale de las chimeneas. 

Diversos factores

Por su parte, Jhonatan Zerpa, gerente de los Servicios Exequiales Nuestra Señora de la Consolación, indicó que durante el proceso de cremación de un cadáver, hay una combustión que evidentemente debe emanar algún tipo de olor. 

"El olor que bota no es a quemado de caucho ni nada por el estilo. No contamina ni es nocivo para la gente, si no, no dieran permisos para instalar aparatos de estos". 

Si bien aceptó que se han presentado algunas "situaciones" con algunas cremaciones, escapan de sus manos, pues depende de la contextura del cuerpo, así como la cantidad de materiales que vengan en las bolsas biológicas, en caso de ser casos COVID-19. 

Precisamente en ese punto, Zerpa explicó que muchas veces, tras la muerte de un paciente, dentro de la bolsa de bioseguridad van infinidad de elementos que acompañan al cuerpo incluso durante la cremación, ya que ellos no están autorizados para abrir las bolsas, lo que pongan en su interior, se quemará. 

Tal es el caso de ropa, medicinas, plásticos, sábanas, almohadas, entre otros elementos que afectan el proceso de combustión y cremación del cuerpo, lo que a su vez incide en la salida de los gases a través de la chimenea. 

"Se ha pedido la colaboración para que no les metan sábanas, almohadas, pertenencias, desechos de los tratamientos. Estos aparatos no están hechos para ese tipo de elementos. Mucho hacemos con cremarlos con la bolsa...el humo que sale va a depender de esos elementos, pero son factores externos". 

Explicó que además de esos desperdicios, la calidad del gas que está llegando, no es la misma que se le suministraba con anterioridad. Por ello han realizado una serie de adecuaciones a las turbinas a fin de buscar la mejoría en el desempeño del horno. 

"Ese gas no corresponde a las mismas características al que recibíamos cuando iniciamos en el negocio. No es limpio. Se ve una llama amarilla, no azul y en también es un factor externo". 

De igual forma, Zerpa explicó que las constantes fluctuaciones en el servicio eléctrico han echado a perder infinidad de piezas eléctricas y electrónicas, afectando también el trabajo del horno. Sin embargo se han subsanado a la brevedad posible. 

Precisamente por eso ahora usan energía trifásica y no 220, como siempre se hizo. 

Agregó que si bien expide humo las chimeneas, es solo en algunos casos y no durante las dos horas y media que dura el proceso de incineración del cuerpo. "Cuando se está quemando la grasa, la ropa y otras cosas. Cuando mucho ha durado 20 minuto y no es todas las cremaciones ni todos los días". 

Y es que en estos momentos, el servicio de cremación no está disponible, dado que el horno fue desarmado en su totalidad para verificar que el mismo no presentara fallas en el funcionamiento del mismo. Espera que para el jueves esté operativo de nuevo el horno crematorio. 

En materia de afecciones de salud, califica que se está llegando al extremo, pues de las chimeneas no sale humo las 24 horas del día. Indicó que ya fueron visitados por los funcionarios del Ministerio de ambiente, quienes realizaron una inspección. "Tenemos la inspección de gases al día, pero no es todo el tiempo ni a cada momento". 

Desconoce cuál es la intención final de quienes hacen la denuncia, ya que se han reunido en reiteradas oportunidades para abordar la situación. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Locales

Prohíben acceso de taxis a la frontera 

| comentarios

Locales

Despacho de gasolina reinicia este martes

| comentarios