Observatorio de Prisiones: Reclusos del CPO comen una vez al día

Redacción | La Prensa Táchira.- El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) recabó testimonios de un grupo de familiares de privados de libertad, en los que se evidencia la falta de alimentación por parte de los privados de libertad que se encuentran en el Centro Penitenciario de Occidente, en Santa Ana del Táchira.

El CPO, consta de tres módulos, un anexo femenino y otro para procesados militares. Este centro alberga aproximadamente 600 privados en el CPO I, 450 en el CPO II, cerca de 220 mujeres en el anexo femenino y una población cercana a 160 en la zona de procesados militares, de acuerdo a la información suministrada por el OVP a través de una nota de prensa. 

Como en la mayoría de las cárceles venezolanas, los privados de este centro comen una vez al día y su dieta se basa nada más en arroz, a veces le dan "aguarote" que es una especie de sopa de auyama, pero no consumen proteína desde hace ya muchos meses. "Es la situación más grave que ha habido en este lugar", puntualizó Raiza Ramírez, coordinadora del OVP en el estado Táchira.

Las visitas en este recinto penitenciario están suspendidas desde la pandemia, apenas en octubre se reanudaron parcialmente pero no como antes, se turnan por grupos y solo tienen autorizado de 20 a 40 minutos para conversar con sus familiares. 

La reanudación de las visitas ha permitido que coman un poco mejor, ya que familiares le llevan comida hecha que la consumen nada más ese día que tienen visita. Además de esto, la visita se da a través de una reja, a unos 4 metros de distancia.

"La situación es crítica, aquí en San Cristóbal a diferencia de otros estados, no hay gasolina y como la cárcel queda en otro municipio les cuesta muchísimo a los familiares poder realizar estas visitas porque no hay transporte público", detalla la abogada.

En este sentido, destacó que de una manera sistemática los presos con condenas específicas como drogas, extorsión u otros delitos vinculados, son a los que menos se les respeta el derecho a rendiciones para reducción de penas y, en la mayoría de los casos, no son liberados a su debido tiempo una vez cumplida su condena.

"Son muchos los que están ahí que ya deberían estar libres y no es así, nos llegaron a decir que los jueces de ejecución han renunciado para no darles su libertad", comentó la madre de un recluso haciendo énfasis en que las respuestas que les dan son excusas mientras la vida de sus hijos está en riesgo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Casos de dengue descienden un 66% en el Táchira

| comentarios