El Black Friday reta a la inflación y al COVID-19 en el país

Agencias | La Prensa Táchira.- Jhoanny espera en fila junto a unas 50 personas frente a una tienda de ropa que ofrece descuentos de 80% y 85%. Venezolanos como ella desafían la pandemia del covid-19 para ganarle a la hiperinflación, aunque sea un día, con un Black Friday adelantado.

"Estoy acá para poder ahorrar, porque los costos son muy elevados. Unos zapatos que te salen en 100 dólares, a lo mejor los puedo conseguir en 30 o 20", comentó Jhoanny Reyes, de 23 años de edad, en el concurrido centro comercial Sambil de Caracas.

Cuatro puestos de control de temperatura y distribución de gel para lavarse las manos reciben a los visitantes en este mall caraqueño, mientras que por los parlantes repiten una y otra vez llamados a acatar las normas de bioseguridad. En el suelo, calcomanías recuerdan mantener el distanciamiento social y jóvenes con tapabocas y guantes caminan con carteles con el ícono de un rostro con una mascarilla.

Black Friday la salvación

El Black Friday (Viernes Negro) es recibido con brazos abiertos por Blanca Mata en medio de la crisis económica que diluye salarios en Venezuela, país con más de 3.000% de inflación según el Parlamento y una violenta depreciación de la moneda local, el bolívar.

"Es como una tablita de salvación (?), la inflación nos tiene reventados", aseguró Mata, de 51 años de edad, tras comprar ropa acompañada por su hija adolescente en otro centro comercial de la capital venezolana, el Líder.   

Fue su oportunidad de adquirir "los estrenos" para Navidad y Año Nuevo, aseguró con voz alegre.

El Black Friday es el último viernes del mes de noviembre según la tradición de Estados Unidos, extendida a muchos otros países. Centros comerciales y grandes tiendas de Venezuela lo adelantaron para adaptarse al sistema de cuarentena fijado por el régimen, el "7+7", que alterna siete días de confinamiento radical, que obligan a cerrar comercios salvo supermercados, farmacias y otros establecimientos esenciales, con siete días de flexibilización que permiten abrir.

"Otro mundo"

En Venezuela cada vez es más normal etiquetar los precios en dólares, ante la debilidad del bolívar, desplazado en gran parte de las transacciones que se hacen en el país.

En la tienda de calzado de Alejandra Medina, por ejemplo, hay zapatos de entre 5 y 20 dólares, menos de la mitad de los precios habituales. Y la gente no para de llegar.

"Es otro mundo. No todo es pandemia, enfermedad y quedarse en casa", dijo Alejandra, quien aseveró que el día ha estado "supermovido".

Tras meses de cierre, desde la declaración de la cuarentena en marzo hasta la aprobación de flexibilizaciones en junio, el Black Friday es una buena ocasión para comerciantes como ella: "Es un alivio salir de mercancía que no hemos podido vender y recuperar algo en un año difícil".

Largas hileras de automóviles, en tanto, se ven en otro sector de Caracas en una gran tienda de electrodomésticos y aparatos electrónicos.

Allí, un televisor de 70 pulgadas muestra un doble etiquetado: su precio normal, 1.050 dólares, y su precio de Black Friday, 599,99 dólares.

Con información de AFP. 

Ver más:
Otras Noticias