Vecinos de El Saladito, Ricaurte y La Piedra claman ayuda

Nelson Altuve P | La PRENSA del TÁCHIRA.- A las 10 de la mañana de este jueves 19, la señora Sabrina Ángel trataba de salvar algunos de los muebles y colchones que no sufrieron con el embate de las aguas, de la noche anterior, cuando la crecida de la quebrada que bajaba de Llano Jorge se les metió a su humilde vivienda, ubicada en el barrio El saladito,

Este fue uno de los tantos sectores afectados por los aguaceros en la localidad de San Antonio, capital del municipio Bolívar, en el Táchira, que sigue en emergencia por los desastres que ha causado el temporal que por el mes de noviembre azota a varios municipios.

"Yo soy una de las afectadas, perdimos muchas cosas, estoy al borde porque en esto llevamos 14 años, yo tengo aquí viviendo 17 años, en esta batalla, todo se debe a que permitieron una invasión en la parte alta de la montaña y ahora porque lo que baja es lodo". Dice Doña Sabrina.

"A nosotros nadie ha venido a respondernos por eso, ni muchos menos a ayudarnos. Pedimos al gobierno que se pongan la mano en el corazón. Anoche me tocó sacar a mis hijos de aquí antes que nos ahogáramos, todo por culpa de los que invadieron y nadie nos ayuda". Manifiesta la desconsolada mujer.

Mientras Sabrina intentaba poner a secar alguna ropa, su esposo con un balde en mano sacaba agua de la sala, para reducir el nivel del caudal que entró durante horas por la parte de atrás del terreno que pega con la pequeña colina, por donde una quebrada trajo lodo y piedra, causando daños en tres residencias de la zona.

La casa de Yudith Ochoa temblaba el crujir las piedras que venían bajando con la crecida de la quebrada desde la parte alta, que dejó damnificados en el sector El Saladito. 

"Me estoy quedando en casa de una vecina con mis tres hijos, aquí no puedo vivir, esa pared se cayó sobre todas mis cosas de trabajo, todo se dañó. Aquí nadie ha venido a ayudarnos, gracias a Dios los vecinos nos apoyan". Dice Yudith una joven manicurista

EN RICAURTE LA QUEBRADA LOS SORPRENDIÓ

Con el susto que se llevaron hace ocho días aún perduran varios vecinos del barrio Ricaurte, en el centro de San Antonio. De pronto la tranquila quebradita se convirtió en un monstruo gigante creciendo su caudal entre más arreciaba la lluvia, hasta ir devorando parte del muro de contención que protegía varias casas, golpeando sin cesar y llevándose consigo algunas partes de la estructura de viviendas. 

"Desde hace ocho días hemos estado sufriendo esta situación, con este deslave tan bravo. La casa se fue yendo, saliendo seis personas afectadas que vivíamos aquí y ahora nos toca que pernoctar en unas cas de vecinos, esperando que alguien venga a ayudarnos". Dice Génesis Jaimes.

Asegura que hasta la fecha y transcurrida una semana, nadie se ha aparecido por allí del gobierno mucho menos para entregar alguna ayuda a esos vecinos. "Solo vino la gente de Protección Civil aquí y dijeron que están levantando los informes para hacerlos llegar a los organismos que les toca arreglar esto".

Otro vecino aseguró que allí a mitad de semana se hizo una acto político donde estuvo el alcalde de Bolívar, junto con el llamado protector y los candidatos, pero a pesar que la gente les pidió que miraran la situación de emergencia que vivían se negaron a visitarles. "Y eso que el gimnasio está a menos de 200 metros del lugar donde el agua se llevó parte de las casas.

La señora Carmen Sandoval vecina del barrio Ricaurte también exige a las autoridades que vayan a las viviendas, afectadas y miren la situación. "Pedimos que nos envíen la maquinaria para que hagan la canalización de la quebrada, que se llevó el muro. Un ingeniero de la alcaldía vino y dijo que hicieran lo que ellos pudieran que luego .en ese sector de Ricaurte, un ingeniero les dijo que ellos hicieran lo que pudieran mientras solucionaban el asunto de la máquina".

En La Piedra el río los golpeó fuerte

La emergencia vivida por los vecinos del sector Ricaurte también la sufrían los que habitan en El Palotal, a unos 2 kilómetros de distancia, porque el paso en crecida del Río Táchira golpeó algunas zonas, especialmente a los vecinos de La Piedra donde una casa y un galpón que sirve para fabricar pupitres se los cargó la fuerte corriente.

"Mire, aquí había un gavión grande, eso nos servía de protección pero es que cayó tanta agua que el río se desvió y golpeó tanto las orillas que arrastró todo, allí fabricaban pupitres" dice el vecino Juan Utrera.

Agrega que de seguir la situación se puede meter más el río hacia la comunidad. "No tenemos protección, esos gaviones protectores se los cargó la corriente, sino le meten máquina rápido y abren por allá (señalada) nos vamos a quedar sin casas, esto es preocupante".

Otras Noticias
Locales

Fallece el médico Samuel Mogollón por COVID-19

| comentarios

Locales