Aldeas Universitarias: ¿Realidad o maqueta?

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Las Aldeas Universitarias, pertenecientes a la Misión Sucre, fueron creadas para satisfacer la necesidad de cupos universitarios, ante la alta demanda de cupos y la limitada oferta de las universidades tradicionales en el país. 

Creada el 8 de septiembre de 2003, la visión de la Misión Sucre es la de desarrollar y crear planes que garantizaban a los bachilleres el derecho a la educación universitaria. A través de la municipalización de la educación universitaria, se crean las aldeas en cada uno de los municipios, las cuales, buscan acercar a la educación superior, a quienes no pueden trasladarse hacia las universidades. 

De acuerdo a Édgar Gómez, coordinador estadal de esta misión en el estado Táchira, en la entidad hay unas 27 aldeas en igual número de municipios, las cuales, desde el inicio de la pandemia, funcionan bajo el plan "Universidad en Casa", tras la llegada de la COVID-19 al país. 

"Estamos cumpliendo actividades desde el hogar, así como lo están realizando las demás universidades, bajo la supervisión de los profesores asesores, coordinadores y supervisión de las universidades. Somos acreditados por las IUTAI, Politécnica Territorial Kleber Ramírez, UPT Manuelita Sáenz, la UBV, entre otras".    

El encargado del área educativa municipal del estado, asegura que para la impartición de clases, se está trabajando con una serie de tecnologías, tales como redes sociales, Whatsapp, correos electrónicos, así como encuentros programados en las aldeas a través de los Puntos Pedagógicos, garantizando que haya el cumplimiento a las medidas de seguridad. 

Gómez resaltó que actualmente hay 1761 estudiantes en la Misión Sucre, de los cuales 900 corresponden a nuevos ingresos cuyo trayecto inicial, de acuerdo a la información suministrada, comenzó hace dos semanas en diferentes programas nacionales de formación o carreras. Destacó que la que tiene mayor cantidad de inscritos es la de educación, con poco más de 400 estudiantes. Asimismo hizo referencia a la plantilla de docentes con los que se cuenta en el estado Táchira, cuya cantidad es de unos 240 aproximadamente, desplegados en todo el territorio regional. 

Especificó que hay 15 programas de formación disponibles en la entidad, entre los que se destacan comunicación social, turismo, gestión ambiental, informática, administración, química, mecánica, electrónica, electricidad, geología y minas, agroecología, construcciones civiles, entre otras. 

Explicó Gómez que actualmente se trabaja bajo actividades programadas, es decir, envían a través de los diferentes canales de comunicación con los que se cuenta, el material para la investigación a los estudiantes, quienes deberán buscar contenidos y desarrollar las actividades correspondientes. "Ellos deben ir reportando las investigaciones, se mandan videos y se mantienen encuentros pedagógicos programados". 

Agregó que pese a lo que se pudiera pensar, la matrícula de estudiantes se ha incrementado, gracias a la modalidad de trabajo desde casa. "Y como nuestros estudiantes son mayores, pues le permite seguir laborando, haciendo sus actividades y en casa hacen sus actividades?hemos aumentado la matrícula en un 100%", dijo. 

Señaló el coordinador de Misión Sucre en el estado, que hay presencia en los 29 municipios de la entidad. "Tenemos estructuras como esta aldea, profesores en los territorios, no necesitamos transporte, comedores entonces la gente se incorpora masivamente. La pandemia nos ha beneficiado en contraposición a otras instituciones". 

Explica que dado que la Misión Sucre, municipaliza la educación, las universidades pertenecientes a ésta, bajan la malla curricular a las aldeas y los profesores en cada uno de los municipios forman a los estudiantes. 

Estafa

Por su parte, el presidente de Fudaredes, Javier Tarazona, califica el funcionamiento de la Misión Sucre y las Aldeas Universitarias, como una gran estafa por parte del gobierno nacional. "Es que no hay un funcionamiento real de esas aldeas. Si no funciona una escuela pequeña, ahora una aldea universitaria que debe tener más impacto. Las aldeas son una maqueta populista del gobierno". 

Agregó Tarazona que a muchos graduados en las diversas carreras que ofrece la Misión Sucre, les entregaron sus títulos, mas no recibieron la carga académica necesaria para optar a ese nivel de profesionalización. "Vamos ahora muchos licenciados, abogados, pero con más problemas en el país". 

Indicó que si bien, dicha Misión fue creada, en su momento, para tratar de responder a una demanda universitaria, actualmente no hay el mismo requerimiento en las casas de estudios superiores, pues incluso, los liceos del estado gradúan menos bachilleres que en otros años. 

"Antes en la ETI se graduaban 1900 bachilleres, ahora no llegan a 100, lo mismo pasa en el Pedro María Morantes, en el Simón Bolívar, en todos los liceos pasa lo mismo. Se gradúan menos estudiantes". 

Advirtió el coordinador de Fundaredes que en su momento fue atractivo para un grupo de la población. Lamenta que haya egresados de esa misión carentes de competencias educativas, por cuanto no se cuenta con la infraestructura adecuada para desarrollar actividades, en especial, aquellas que ameritan las prácticas dentro de un laboratorio. "Las personas que se gradúan ahí tienen serias dificultades para conseguir trabajo porque no son competentes, pues no recibieron la enseñanza adecuada para salir al campo laboral?se le ven las costuras". 

"Esas universidades no pueden competir con las casas de estudio tradicionales. Ni siquiera cuentan con laboratorios, porque muchas de las clases que se impartían eran en escuelas. Entonces el docente iba con sus láminas a una escuela, pero a la hora de las prácticas de laboratorio nada se hacía, porque no había un lugar para hacerlas". 

Aseguró que en el estado, a través de esta misión hay un gran despilfarro de recursos económicos. "Lo que sí hay en las aldeas es una olla, un guiso de mucha corrupción". 

Otras Noticias