BARQUISIMETO BAJO EL AGUA POR EFECTOS DE ONDA TROPICAL

Jennifer Orozco | LA PRENSA DE LARA.- Algunos decían que Barquisimeto se iba a convertir en "Atlantis" y otros aseguraban que se iban a comprar una lancha. El municipio Iribarren quedó sumergido bajo las aguas tras las fuertes precipitaciones de la tarde de ayer, quedando afectadas 8 de las 10 parroquias. Las alcantarillas tapadas o con poca capacidad fue el problema más reportado en las comunidades, pues el agua de la lluvia no tenía salida.

Hasta el cierre de esta edición se contaban 6 horas continuas de lluvias, comenzando a las 4:00 de la tarde una fuerte precipitación, con gotas que no paraban de caer. A la media hora ya había reportes de inundaciones en algunas zonas céntricas y del norte de Barquisimeto.

La abundante lluvia se debe a una onda tropical reportada el día de ayer a 70 kilómetros de la península de Paraguaná, en el mar Caribe, que debido a su fuerza podría convertirse en ciclón tropical en las próximas horas, reportó el alcalde del municipio Luis Jonás Reyes. Aunque el pronóstico fue en la tarde, según el mandatario, ya no había nada que hacer con los drenajes, pues al poco rato, la lluvia "sobrepasó" la capacidad de los drenajes, a pesar de asegurar que se le ha hecho mantenimiento, tanto a los sistemas como a las quebradas.

Los primeros reportes llegaron desde el norte de la ciudad, sobre todo de Valles de Uribana, donde a pesar de no haber balance oficial, los habitantes denunciaron que hubo 15 familias que lo perdieron todo, desde la infraestructura de sus viviendas hasta sus enseres, siendo ubicados en un refugio improvisado en centros de votación.

El agua iba bajando a sectores como El Jebe, San Jacinto, La Victoria y La Ruezga Norte y Sur. Ya a las 6:00 pm la quebrada de La Ruezga "sonaba" peligrosa, pues su caudal había aumentado significativamente, dejando ver deslaves del cerro que sostiene las viviendas de zonas como Atilio Raviccini. En zonas adyacentes también hubo afectaciones, como en la parte baja de El Jebe, donde la gente decía que el agua no corría, si no que se quedaba estancada.