Conmoción por asesinato de reconocido arquitecto y su esposa

Agencias | La PRENSA del TÁCHIRA. Un reconocido arquitecto carabobeño fue asesinado junto a su esposa, dentro de un apartamento en la ciudad de Valencia, lo que generó conmoción en esa entidad donde el profesional era ampliamente reconocido.

Las víctimas fueron identificadas como Enrique Sardi y su esposa María Magdalena Muñoz de Sardi, localizados sin vida dentro de su residencia en el sector 5 de la urbanización Colinas de Guataparo, la tarde de este miércoles.

El arquitecto gozaba de gran aprecio, fue galardonado en una oportunidad con el Premio Nacional de Arquitectura. Fue el creador de la Torre Empresarial. También en su haber se cuenta la estación Monumental del Metro de Valencia.

Sobre los hechos se conoció que los familiares al no lograr contacto con la pareja decidieron acercarse hasta la vivienda. La hija había intentado comunicarse con los esposos desde hace dos días. Al parecer la muerte se registró el pasado lunes.

Una de sus hijas, junto a algunos vecinos, ingresaron a la vivienda situada en la vía que conduce hacia las fincas El Solar y Hato Royal, donde realizó el lamentable hallazgo. Aún no queda claro si la muerte de los esposos Enrique y Magdalena, estuvo relacionada con un robo, pues las investigaciones apenas comienzan.

Fuentes policiales confirmaron a El Carabobeño que los antisociales golpearon al arquitecto para obligarlo a develar la ubicación de objetos de valor. Se conoció que el murió en uno de los ambientes de la casa y ella en otro. Funcionarios de las policías de Carabobo y Valencia resguardaron el área.

Con información de El Carabobeño

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Sucesos

Capturada mujer en Vega de Aza con droga 

| comentarios

Sucesos

Detenidos tres miembros de la banda "Los Pepes"

| comentarios

Sucesos

Asesinan venezolano a tiros en Colombia

| comentarios