Manuela Reyes

Manuela Reyes

PIDEN A HIDROSUROESTE EVITAR UNA TRAGEDIA MAYOR EN LAS VEGAS 

Manuela Reyes Gómez | La Prensa del Táchira.- "Esta no es la primera vez en que este tubo sufre una rotura ni tampoco la primera vez que los vecinos denuncian los peligros de esta situación y la necesidad de la atención de los entes competentes". 

Así denunció una familia que vivió una situación difícil tras la rotura de un tubo de 40 pulgadas del Acueducto Regional del Táchira la noche de este martes en el sector Las Vegas de Táriba del municipio Cárdenas.  

"Ese tubo se ha roto tres veces en esta área. Uno aquí frente a la estación de servicio, otra frente a la frutería y ahora aquí en Las Trinitarias. Tiene muchos años, alejado del mantenimiento, reemplazo y supervisión y si no hay supervisión no se pueden detectar las fallas", denuncia Gerardo Anselmi dueño de la vivienda , y es que en un radio de un promedio de 200mts, han sucedió tres fracturas. 

Su vecina, la ingeniero agrónomo, Carmen Solórzano, conoce bien este tema, pues fue miembro del consejo comunal en la parte ambiental cuando ocurrió la rotura de tubería en Arjona en 2016, acontecimiento que también causó la destrucción de varias viviendas. 

"Estuvimos presentes en el análisis de las tuberías que se hicieron por parte de la alcaldía del municipio Cárdenas y de Hidrosuroeste, con los ingenieros especialistas y una de las cosas que recuerdo que se mencionó en ese momento era que había que cambiar las tuberías", afirma. 

Entre las conclusiones del estudio que se hizo en ese momento surgió el de la necesidad de hacer un cambio en la totalidad de las tuberías, debido a que por la edad que tienen presentan porosidad y permeabilidad. Además el material ha ido perdiendo fuerza y se ha visto afectado por el movimiento de las tierras que se han ido desplazando, afectando su estructura. 

"Otra de las razones que esgrimían los ingenieros", continúa Solórzano, "es que nuestros suelos ácidos hacen que el material de la tubería también se deteriore con mayor rapidez. Es una tubería que representa una bomba de tiempo para los habitantes. Esto ya se ha denunciado, esta no es la primera vez". 

A pesar de ser una historia que se repite cada cierto tiempo, aún no se ha atendido de forma terminante, pues denuncian que solo se colocan "curitas" sobre las roturas. Además, no se ha tenido el cuidado de evitar construir sobre tuberías de aguas, lo que representa un peligro aún mayor por lo que Solórzano hace un llamado a Hidrosuroeste para que haga "una inspección acuciosa. Ahorita no hay muertos, pero puede haberlo".  

Se salvaron de milagro 

Un hecho fatal casi enluta a la familia Anselmi Mercado la noche del lunes 9 de noviembre a causa de la rotura del tubo matriz de 40 pulgadas en la comunidad de Las Vegas de Táriba, municipio Cárdenas. 

No fue en la urbanización Las Trinitarias, sino aproximadamente 400mts más abajo de donde se encontraba el tubo, en una de las primeras casas de la urbanización Las Vegas de Táriba diagonal a la panadería del mismo sector. 

Eran aproximadamente las 7:00 de la noche cuando todo ocurrió. La señora de la casa, Mari Idalia Mercado estaba en la cocina preparando la cena, la joven Raquel, quien trabaja en la casa, estaba en su habitación leyendo, mientras el señor de la casa de dirigía de vuelta a su hogar luego de culminada su jornada laboral. 

Con lágrimas en los ojos de sólo recordar la tragedia en la que pudo haber perdido la vida, Raquel se anima a contar parte de su historia mientras ofrece al equipo de LA PRENSA del Táchira, un recorrido por la parte trasera de la vivienda, por donde entró el agua. 

No quiere revivirlo demasiado, pues el estrés emocional es demasiado para ella, pero durmiendo a solo 2 metros y medio de la pared que se reventó a causa de la fuerza del agua que venía de bajada, cargando con todo lo que se encontrara a su paso, cuenta como en un momento se vio inundada hasta más arriba del estómago. 

La fuerza del agua rompió la pared posterior de la vivienda

En medio de la desesperación y el miedo por no saber lo que estaba pasando, intentaba con todas sus fuerzas abrir la puerta de latón de su habitación para salir de allí, sin embargo, el agua empujaba la puerta haciendo imposible que ella pudiera salir. Por su fuera poco, la fuerza del agua logra doblar levemente la parte inferior de la puerta, ayudando al ingreso de más agua. 

Mientras esto sucedía, el señor de la casa, Gerardo Anselmi, conversaba a las afueras de su residencia con uno de sus vecinos, sin todavía abrir el portón. Sin darse cuenta ni imaginarse de la situación que se estaba viviendo en el interior de su hogar.