Lluvias retrasan camino de migrantes hacia la frontera

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- A cielo abierto, sin protección de ningún tipo es que los caminantes hacen el recorrido desde sus hogares, hacia la frontera con Colombia. 

No importan las condiciones meteorológicas que haya. Si es sol o lluvia. Si hace frío o calor, los caminantes no para su andar por las carreteras venezolanas, pues su meta es llegar a Colombia a como dé lugar. 

Sin embargo, esta semana las lluvias no han dado tregua en la zona de frontera. La crecida de ríos y quebradas han obstaculizado el paso de migrantes a través de pasos ilegales, mejor conocidos como trochas, tras el cierre de la frontera por la llegada del COVID-19 tanto a Colombia como a Venezuela. 

Esto ralentiza la llegada de cientos de migrantes, ya que durante los fuertes aguaceros que caen no solo en la frontera, sino en los diferentes municipios que forman parte del camino desde la entrada y hasta la salida del estado Táchira, deben parar la marcha y buscar dónde resguardarse, pues el mojarse puede implicar un riesgo para la salud de todos. 

Para Yánica Duarte, emprender camino desde Valencia, estado Carabobo junto a sus cinco hijos no ha sido tarea fácil. Tras dejar todas sus pertenencias, con 35 años de edad, el pasado viernes agarró carretera a pie con destino a San Antonio del Táchira.