"No quería ver a mi hijo tomando arroz licuado como tetero"

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Con un avanzado embarazo de ocho meses, Arianny Lira, se vino por segunda vez desde su natal Caracas con destino a Colombia para buscar un mejor futuro para ella y para el pequeño que viene en camino. 

En compañía de su esposo y de una prima, iniciaron el camino que duró dos días. A bordo de una gandola llegaron hasta Valencia y con colas que le consiguieron los guardias, pudo llegar hasta San Antonio. "Tuvimos que pagar 10 dólares cada uno en las trochas para pasar", dijo. 

A sus 21 años de edad, Arianny asegura que el alto costo de la vida en Venezuela, los precios en las consultas médicas, la hizo emprender camino. "Quiero darle una mejor vida a mi bebé, que se ponga un mejor pañal, porque allá ni eso le ponen. Ni tetero les dan porque les dan es arroz licuado. La cosa está bastante difícil".   

Cuenta Arianny que es la segunda vez que emigra, pues en diciembre regresó a Caracas desde Medellín, donde trabajaba en un restaurante. "Ya estoy en los días de parir y no podía comprarle nada a mi niño. Aquí pude hacerme los exámenes y los últimos ecos gracias a la ayuda que le dan a los venezolanos". 

Agrega que la culpa de la crisis en Venezuela no es solo del gobierno, sino de todos los venezolanos en general. "Ya nos acostumbramos a que todo nos lo regalen y nos lo den. Todos debemos poner un granito de arena". 

Con sus piernas evidentemente inflamadas, signo de que el embarazo está a tope, Arianny dice que en la semana que lleva en Cúcuta vendiendo golosinas, ha podido comprarle las cosas a su pequeño bebé, cosas que no podía pensar hacer cuando estaba en Caracas. "Me siento mejor alimentada y me siento mejor". 

Se le quiebra la voz al consultársele por la familia. En Venezuela dejó a su madre y a sus hermanos, con quienes no conversa por videollamada porque rompe a llorar. 

Bonos

Arianny dice que esos bonos que a través del Carnet de la Patria otorga el gobierno de Nicolás Maduro no alcanzan para vivir. "El bono de 700 mil te alcanza para un kilo de arroz que vale 400 mil. No puedes comprar más nada. Tenemos patria porque le doy bonos a la gente y la gente se pone feliz porque les cayó el bono?ese es el gran problema que hay, que la gente se acostumbró a vivir con el bono". 

Recuerda que hace tiempo ella trabajaba en una tienda de ropa de marca en el Sambil de Caracas. Con el salario que percibía, Arianny podía darse los gustos que ella quería y satisfacía las necesidades de su vivienda. 

Sin embargo, con el paso del tiempo, la devaluación "se comió" su salario y poco a poco, y a duras penas, le alcanzaba para la comida, hasta llegar al punto de que nada podía comprar con el dinero que recibía. 

Destacó que eso fue lo que la motivó a emprender camino hacia nuevas tierras, donde trabajando como vendedora ambulante, puede garantizarle mejor futuro a su pequeño y a su familia. 

Tras parir, Arianny espera volver a Medellín y retomar el trabajo en el restaurante, pues dejó buenas relaciones con la propietaria del mismo

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias