A juicio expresidente argentino por explosión en Río Tercero

Agencias | La Prensa del Táchira. - A días de que se cumplan los 25 años de la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero -dejó siete muertos, 300 heridos y una parte de la ciudad destruída- el Tribunal Oral Número 2 de Córdoba resolvió elevar a juicio oral y público la causa que involucra al expresidente Carlos Saúl Menem. Las audiencias comenzarán el 24 de febrero a las 9.

El proceso complementará al que se ejecutó en 2014 y terminó con las condenas a los exmilitares que ocupaban cargos jerárquicos al momento de las explosiones: Edberto González de la Vega, Carlos Franke y Jorge Antonio Cornejo Torino fueron condenados a 13 años de prisión, en tanto que Marcelo Diego Gatto recibió la pena de 10 años en todos los casos por el delito de "estrago doloso agravado por la muerte de personas".

Con la Corte Suprema dividida, se demora el fallo sobre los camaristas Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli

Menem no fue parte de ese proceso, ya que había sido beneficiado por la Cámara de Apelaciones de Córdoba con una falta de mérito. En 2013 el juez federal de Río Cuarto, Carlos Ochoa, procesó al expresidente. 

Para Ochoa en esa planta se concentraba el armamento que enviaban los cuarteles del Ejército antes de ser contrabandeado a Croacia y Ecuador entre 1991 y 1995 y en la explosión se intentó eliminar pruebas del contrabando en momentos en que la justicia federal de la Ciudad de Buenos Aires avanzaba en la investigación de ese delito. Sin embargo, posteriormente la Cámara anuló la decisión en beneficio del expresidente.

En agosto de 2017 la Cámara Federal de Casación Penal revocó el sobreseimiento e hizo lugar por mayoría, a los recursos de apelación que habían puesto el fiscal general Javier De Luca y el querellante, el abogado Ricardo Monner Sans.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Mundo

UE pide unidad a la oposición venezolana

| comentarios