Por la falta de personal esta área estaba desasistida, pero gracias a Dios pudimos prestar la ayuda para todas estas personas

Francis Deleones

Presidenta de la Fundación Juan de Dios

Desde que inició la pandemia, quisimos apoyar de otra manera, pues la ayuda que veníamos dando era a la parte oncológica

Juan Cardillo

Médico

En pandemia la solidaridad de "Juan de Dios" se ha extendido 

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- El legado de un niño con cáncer es lo que representa en el estado Táchira, la Fundación Juan de Dios, que busca brindar solidaridad, y esperanza a los más necesitados.

Su presidenta, Francis Deleones, dijo que en memoria de su hijo, Juan Rafael, diagnosticado con esta enfermedad con la cual batalló por varios años, le dio la fortaleza para ayudar a otros infantes que estuviesen atravesando este tipo de padecimiento.

Aun así, con el correr de los años, la labor no quedó allí, pues han expandido las ayudas hacia otras patologías, todo con el fin de colaborar en salvar vidas.

"Los estudios son costosos, y son muchas las necesidades la que sufren los niños y familiares, y en la sede, recibimos a diario, personas que vienen en búsqueda de ropa, mercado, medicinas, entre otras" dijo.

La llegada del Covid-19 la sensibilizó, y por ello, tomó la iniciativa de brindar un aporte al primer centro asistencial de la región, mediante el incremento del número de enfermeras a las salas de aislamiento.

Ahora, la cifra que inició con 20 llegó a 100, pues se incluyen personal de vigilancia, camareras, entre otros, que se encuentran distribuidos en esta área para brindar atención a los pacientes contagiados con el virus.

"Por la falta de personal esta área estaba desasistida, pero gracias a Dios pudimos prestar la ayuda para todas estas personas" indicó.

Indicó que esta ayuda, busca contrarrestar el déficit de personal que hay en el Hospital Central, producto de los bajos salarios y la crisis económica que atraviesa el país.

Es por ello, que Deleones clama la ayuda de organismos internacionales, para que se sumen a la labor que realice la fundación y de esta manera se pueda expandir el número de trabajadores.

Jornadas sociales

Antes de la pandemia, la fundación venía desarrollando una serie de jornadas médicos-sociales en diversos municipios, dando atención médica con el equipo de voluntarios con los que cuenta esta ONG.

"Llevamos nuestros médicos y enfermeras para hacer la evaluación, entregamos el tratamiento médico que la persona requiere, algunos casos específicos que necesitan especialización, lo referimos a San Cristóbal para su atención" apuntó.

El confinamiento mermó estas actividades, sin embargo, son contactados a través de las redes sociales, y el equipo se moviliza hasta las viviendas para prestar una ayuda.

"Es un trabajo arduo el que hacemos, pero gracias a Dios, contamos con un gran equipo de voluntarios y colaboradores, que trabajan a honores" expresó.

Vocación 

El médico, Juan Cardillo, se sumó a labor que realiza la fundación por vocación, lo que le ha permitido un acercamiento y despertar el "sentir de ayudar aún más a los demás".

"Desde que inició la pandemia, quisimos apoyar de otra manera, pues la ayuda que veníamos dando era a la parte oncológica, y dada las circunstancias tuvimos que expandir los aportes, en este caso, hacia las áreas de aislamiento" indicó.

Comentó el galeno, que se tiene previsto, brindar un apoyo a los médicos, para que se incorporen a estas labores en esta área tan crítica.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Ver más:
Otras Noticias