Nos quitan dólares y pesos

Jennifer Allen

Nuestro destino es llegar a Bogotá

Daniel Apiz

Así se vivió este martes 13 el éxodo venezolano hacia Colombia 

Nelson Altuve P | La PRENSA del Táchira. Aprietan el paso, van con sus caras enrojecidas de tanto sol que les golpea, los niños con algunos morrales a cuestas cargan viandas de comida, pero todos tienen marcada la ilusión de pisar suelo colombiano para huir de la crisis de Venezuela, la cual,  consideran como un martirio.

Para estos venezolanos, la situación de penurias en que viven en sus sitios de origen les convirtió de la noche a la mañana su vida en una pesadilla, por lo que decidieron emprender una larga travesía en medio de la pandemia del coronavirus y el matraqueo de funcionarios uniformados que les entorpecen su camino solo para lograr algunas prebendas.

Este martes 13 de octubre, varios grupos familiares atravesaron el intrincado paso por la vía entre Puente Real y El Mirador, donde pese a la negativa de efectivos policiales que pretendían cortarles el paso pudieron avanzar gracias al apoyo de los mismos habitantes de comunidades cercanas que respaldaron su épica caminata en busca de un mejor porvenir.

Pasado el mediodía de los caminantes provenientes de Carabobo y Anzoátegui, divididos en dos grupos, con más de una semana de camino, tenían en meta de la jornada del 13 de octubre llegar hasta Capacho, donde pernoctarían para el día miércoles, luego de recuperar fuerzas emprender el último tramo para atravesar el río Táchira.

"Somos de Puerto Cabello, hemos caminado más de cinco días, a veces nos dan la cola, nuestra meta es llegar a Bogotá. En total somos catorce personas, gracias a Dios la gente nos ha ayudado a pasar las alcabalas, nos apoyan con algunas cosas por el camino", dice José Daniel Apitz , uno de los adultos del grupo carabobeño, que buscan llegar a Bogotá, Colombia.

Para Yenifer Allen, una habitante de Anzoátegui la crisis los olbigó a salir de Barcelona. "Tenemos una crisis tremenda con el gas, el agua dura hasta un mes sin llegar, los alimentos son más caros cada día, ya no me alcanza para darle de comer a la niña"..

Allena afirma que en el Táchira les han atendido muy bien, sobretodo, la gente de las comunidades por donde pasan. "Vamos de refugio en refugio, aquí nos han ayudado con comida, ropa, zapatos para los niños". Su meta y la del grupo con un nutrido número de menores de edad tiene como punto de destino a Lima, Perú.

Un éxodo humano que ha conseguido en muchas poblaciones del Táchira la mano amiga de su gente que les ha brindado protección, alimentación, enseres y vestimenta, pero que no ha encontrado en las autoridades respuestas concretas ante el drama que viven, solo "matraqueros" dispuestos a hacerle más difícil su ya caótica situación.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias