Colapsa área covid-19 tras 8 fallecidos el fin de semana

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Un total de ocho decesos se registraron en las salas de aislamiento de Covid-19 del Hospital Central de San Cristóbal, lo que produjo una acumulación de cadáveres en el "cuarto de reposo".

Y es que el retraso en los trámites de sepultura, disponibilidad en los crematorios y la falta de recursos por parte de los familiares, impide el retiro de los cuerpos que no se sabe aún si fueron confirmados o sospechosos por el virus.

Parece ser que ni los muertos por la pandemia pueden descansar en paz, ya que se volvió una peregrinación su sepultura o incineración en los campos santos autorizados para ello.

El equipo de La Prensa del Táchira tuvo acceso a unas imágenes que denotan que en unas bolsas herméticas son incluidos dos cadáveres, que deben esperar hasta 48 horas para ser movilizados fuera del primer centro asistencial del Táchira.

Esta situación genera malos olores en el área disponible para ello, debido a la descomposición que se genera luego del deceso.

Muchos de ellos, no cuentan con dolientes, por lo cual la Alcaldía de San Cristóbal, ha implementado un protocolo de bioseguridad para ser enterrados en las reservas municipales.

Quienes pueden costear, pagan el servicio completo, otros, tan solo cancelan la tradicional urna, y Protección Civil Municipal y trabajadores del Cementerio prestan el servicio para el entierro sin ningún costo.

El incremento del uso de estos terrenos, mantiene el colapso del campo santo, lo que obligó al alcalde Gustavo Delgado a buscar otros terrenos para dar sepultura a las personas que murieron o no por la enfermedad.

Se espera que Delgado, en los próximos días, anuncie finalmente la aprobación de estos sitios, ya que en el Cementerio ubicado en la calle 16, resta menos de un cuarto de terreno para ello.

En cuanto a los crematorios, hace varias semanas, fueron autorizados el del municipio Córdoba, y Guásimos para la incineración.

Vale destacar que en San Cristóbal se puede cremar o sepultar, mientras que los difuntos que requieran ser movilizados a los dos municipios autorizados, deben ser incinerados obligatoriamente.

Los velorios están prohibidos por normativa de las autoridades a fin de evitar focos de infección mediante se desarrolla el acto de velación.

Se pudo conocer que en un alto porcentaje se incrementó el uso, a tal punto que la prioridad son los de Covid-19, que pueden llegar a ser hasta cinco diarios en este lugar.

Hoy día, un cajón puede tener un costo desde 250 mil pesos hasta 1 millón, mientras que el servicio de cremación, entre 300 mil y 350 mil pesos, en el cual va incluido el ánfora, vasija donde son depositadas las cenizas.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Locales

Gobernadora pide "humanizar la política"

| comentarios