Cortesía

Cortesía

Necesidad aprieta igual en semana de cuarentena flexible o radical

Manuela Reyes Gómez | La Prensa del Táchira.- La necesidad de salir a trabajar y producir ingresos para el sostenimiento de la familia, impulsa a sancristobalences a las calles, tanto en semana radical como de flexibilización. 

En un paseo por diversos sectores de la ciudad de San Cristóbal se pudo evidenciar una buena cantidad de personas en las calles, así como de movimiento vehicular a pesar de que el estado cumple esta semana 11 semanas sin despacho de combustible, el cual ha quedado solo para sectores priorizados de acuerdo a los lineamientos ofrecidos por la coordinadora del Gabinete de Combustible, Nellyver Lugo. 

Asimismo, se pudo observar diversos negocios abiertos en sectores como Barrio Obrero y la Concordia, en donde el comercio formal e informal, laboraba con tranquilidad y normalidad. Muy pocos locales se encontraban trabajando con media santamaria abajo. 

Personas caminando y con carretillas, debido a la falta de transporte público en semana de cuarentena radical, también se pudieron observar durante el recorrido, las cuales en su mayoría, cumplían con el uso correcto del tapabocas e inclusive algunos llevaban también caretas. Fueron muy pocos los rostros que se vieron sin tapabocas o usándolos de manera incorrecta. 

La conciencia ante la agudización de los casos en la ciudad se ha acrecentado en la población que, en la medida de sus posibilidades, cumple con las medidas de prevención sin dejar de salir a las calles a cumplir con sus familias y responsabilidades laborales y comerciales. 

Ángel Márquez, comerciante en las zonas adyacentes a la Papelería Moderna en La Concordia, aseguró que fue la necesidad lo que lo impulsó a continuar con su venta de genéricos. Refirió que su paralización duró un mes, después del cual empezó a abrir su negocio todos los días, añadiendo como medida de seguridad mantener la reja cerrada y atendiendo a través de ella, así como el uso del tapabocas. 

En la zona se pudo evidenciar que la actividad comercial no se detiene y que comerciantes y compradores mantienen su rutina. Igualmente, saltan a la vista diversos puestos informales de verduras, los cuales están distribuidos unos no muy lejos de otros. 

También, se pudo observar la presencia de alcabalas móviles en diferentes áreas de la ciudad, con el fin de mantener cierto nivel de orden y control de la movilidad en medio de la pandemia del coronavirus.