"Por no tener plata a mi mamá no la atendieron"

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Con mucho dolor, los familiares de la señora Isabel Velasco denunciaron las presuntas actuaciones de parte del personal de enfermería del área de aislamiento del Hospital Central de San Cristóbal, que habrían derivado en el fallecimiento de la dama. 

Su hijo Charles Medina, narra desde el momento de la llegada de su madre a la carpa de triaje respiratorio del primer centro asistencial de la entidad. 

"El día miércoles 23 de septiembre mi mamá se sintió mal con un ataque de asma que ella siempre padeció. Estábamos buscando un lugar para tomarle una placa. El sector más cercano no estaba abierto porque no había luz. Se tomó la decisión de llevarla al Hospital". 

Explicó Velasco que al llegar al nosocomio, la remiten de una vez a la carpa de triaje respiratorio, donde le hacen comprar el medicamento anticoagulante Clexane, la cual, según los familiares de la fallecida, aplican en el ombligo en presencia de una de sus hijas. Tras ordenarle una serie de exámenes. 

Horas más tarde, la misma fue trasladada al piso tres del Área COVID-19, "sin ni siquiera la prueba rápida". Narra que tras el ingreso de los pacientes a esa área, los familiares no vuelven a verlo, al menos que se recupere y sea dado de alta, la señora Isabel mantenía comunicación con sus hijos y amigos a través de mensajes de whatsapp, a través de los cuales, les notificaba lo que le pedían para su tratamiento en el área. 

"Me decía súbanme bebedizos, súbanme agua, tráiganme una cobija. Todo lo que ella necesitara nos lo decía por teléfono", señaló su hijo Charles. 

Con factura en mano, muestra la compra del tratamiento solicitado por el personal del área, que consistió en una ampolla de Clexane y una bombona de Budesonida, para hacer inhalaciones, fechado con el 24 de septiembre a las 2:58 pm.  

Siempre en contacto

Indica que ese día la señora Isabel mantuvo comunicación con familiares y amigos, incluso con su nuera, donde hacía referencia a que le estaban aplicando terapias, pues se sentía asfixiada. 

"Ella pierde contacto ese día a las nueve y media de la noche. No volvimos a saber nada de mi mamá. Ella tenía su teléfono, estaba comuniándose con todo el mundo. Mi hermana la llama y no le contesta. Ni mensajes ni llamada". 

Queriendo evitar pensar en lo peor, esperaban que a su madre le estuvieran cumpliendo tratamiento, pero el día viernes 25, reciben una llamada a las ocho de la mañana del personal del HCSC para que fueran al recinto. 

"Nos vamos allá y nos encontramos con la sorpresa de que mi mamá había fallecido". Califican la situación como alarmante, pues si bien, doña Isabel estaba con cierta dificultad para respirar, mantenía constante comunicación con sus seres queridos. 

Advierten que en una conversación, la señora Isabel le cuenta a una amiga suya médico, que le estaban cobrando para prestarle el apoyo. "Hace rato me descompensé, me fui al baño sola por las terapias, si hay plata la enfermera la ayuda", dijo Isabel a su amiga por mensajes. 

Ésta le pregunta que si la enfermera es del HCSC o externa, pues eso no está bien, a lo que la paciente aclara que es de allá. "Me dijo que si tenía plata y le dije que no?si hay plata todo está bien".  

Tras ver la conversación, las alarmas se encendieron, sobre todo con la advertencia de su amiga, quien le pide que borre los mensajes, pues se está investigando la situación. "Eso a mí me dice que pudo haber pasado algo con mi mamá. Una paciente cuando está a punto de morir no mantiene comunicación con nadie". 

Destaca que no descarta que la muerte de su madre no haya sido algo natural y sospecha que la hayan dejado morir, pues el tratamiento comprado muchas horas antes de la última comunicación, apareció entre las pertenencias que les entregaron a los familiares. 

Denuncia que nunca le pusieron tratamiento endovenoso, pese a que esa habría sido la razón de la hospitalización. 

Piden los hijos que se investigue a fondo la situación, pese a que las autoridades del principal centro asistencial del estado aseguran que no hay denuncias, ya se han reportado varios casos. Incluso, el fin de semana circuló un video de una enfermera, donde habría dicho que el director ordenó el retiro del personal de enfermería pagado por familiares. 

Reiteran que pese a que en el acta de defunción emitida dice que la paciente muere por neumonía adquirida en la comunidad por probable COVID-19, no hay manera de confirmar, ya que nadie le hizo una prueba. 

Les embarga la duda e incertidumbre en torno a la muerte de la señora Isabel, pues nadie les explicó qué pasó, ni cómo murió, sino que entregaron sus pertenencias y se la llevaron al crematorio de Tucapé. "Yo estoy pensando que a mi mamá le vieron esos mensajes y hayan tomado represalias en contra de ella por haber hecho esa denuncia a esa amiga?por no haber pagado y por no tener plata, a mi mamá no la atendieron", dijo Charles. 

Con la voz quebrada y sus ojos aun hinchados por el llanto, pidió que se investigue el hecho. Si bien está consciente de que esto no le devolverá la vida a su madre, espera que sirva para evitar más muertes. 

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Ver más:
Otras Noticias