"Mi familia me dice que luche, los pacientes me están esperando"

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Con mucha fe, la doctora Karina Suárez cumple sus funciones en la sala de aislamiento del Hospital Central de San Cristóbal, para brindar la mejor atención posible a los pacientes positivos y sospechosos de Covid-19.

Usando guantes, bata quirúrgica, gorro, mascarilla, lentes de protección, y acompañada de un estetoscopio, nos recibió a las afuera de la sala triaje respiratorio, ubicado en el estacionamiento de este centro de salud, para conocer su trabajo en esta ardua labor que realiza el personal médico y enfermero, en medio de la pandemia.

A su juicio, la falta de comunicación de la enfermedad hacia la población es lo que ha "complicado" las cosas, pues "muchos llegan a la consulta pidiendo una prueba rápida.

Con 28 años de edad, soltera, sin hijos, es residente asistencial de cirugía. Dijo que el "susto está latente" ante esta enfermedad nueva y altamente contagiosa que ha dejado miles de muertos en todo el mundo.

 "Mi familia es muy católica, y al inicio de esta situación, comenzó a apoyarme y decirme que me cuidara, que todo iba estar bien, y que luche, que estos pacientes me esperan para ser atendidos".

Su "necesidad de servicio" es lo que ha mantenido en el país, pues a pesar de la crisis económica, política y social, prefirió quedarse en Venezuela y no buscar estabilidad en otras naciones, como lo hicieron muchos de sus colegas.

"Como médicos tenemos una responsabilidad moral con la población, y para ello fue que nos formamos, para servir y ayudar" expresó en medio de una sonrisa oculta por su tapabocas.

Su lenguaje corporal mostró su nerviosismo ante las cámaras, sin embargo, esto no fue limitante para recordar como anécdota que mientras estaba en la sala de aislamiento, un paciente le manifestó que él haría lo que ella dijese, pero que no lo dejara morir en este lugar.

"Una persona llegó con sintomatología respiratoria severa, saturaba muy poco y había que estarlo colocando boca abajo, ante esto, le dije que debía permanecer así y que esa sería su responsabilidad, a lo cual me contestó que él lo haría, que lo único que quería era vivir" sostuvo.

Cumpliendo el estricto tratamiento, esta persona fue dada de alta en un lapso de 15 días.

Manifiesta que no podría "satanizar" el paciente con sintomatología respiratoria como hacen otros galenos, pues a los contagiados hay que transmitirles seguridad y hacerlos sentir que todo saldrá bien.

En cuanto a insumos, enfatizó que fue crítico al inicio de la cuarentena, pero con el trascurso de las semanas, la empresa privada y comunidad internacional les ha brindado ayuda en cuanto a material médico y quirúrgico.

"Luego de las denuncias, ha venido llegando material al hospital para protegernos, hay que días que hace falta, como otros que tenemos de sobra" apuntó.

Suárez nunca imaginó que viviría una pandemia, y "menos una como esta, que es respiratoria, donde es tan fácil infectarse, de verdad nunca pensé que podría pasar una situación como esta".

La doctora pidió a las autoridades capacitación para el personal médico y enfermero así como se ha venido realizando en muchos países, esto con el fin de tener un mejor desenvolvimiento a la hora de atender a un paciente Covid-19.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Ver más:
Otras Noticias
Locales

Muere por COVID-19 el médico Joel Contreras

| comentarios