Lujo en los velatorios se los llevó el coronavirus 

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Ya una urna costosa o un servicio velatorio caro no es prioridad para los tachirenses. Así lo indicó Romer Cañas, presidente de la Cámara de Funerarios del estado Táchira, quien agregó que en más de un noventa por ciento ha mermado el servicio de velación en viviendas y funerarias, tras la cuarentena decretada por la COVID-19 en el país. 

Cañas señaló que pese a la poca importancia que se le puede dar a las medidas de protección en la calle, en materia de velorios, la gente ha acatado las normas establecidas. 

"Las velaciones han mermado en un 90% y cuando las hay, duran dos o tres horas, mientras se hace el papeleo de ley?se han eliminado las velaciones por la pandemia y con toda la razón", dijo. 

Informó que hay un convenio de palabra con la cámara de empresas funerarias de Venezuela de velar al menos tres horas, siempre y cuando en el certificado de defunción no aparezca que la causa de muerte haya sido por COVID-19. "El único detalle es que todos los fallecidos naturales pasan a ser sospechosos, incluso muertes forenses. Eso hay que manejarlo con mucha prudencia", señaló.    

Asegura que las empresas funerarias han mermado sus ingresos, pues la mayoría, por no decir todos los servicios, on los más económicos. "Ya las urnas caras dejaron de salir?la gente no ve un beneficio en comprar una urna costosa si no van a tener velación. Si quieren inhumar porque le temen a la cremación, buscan la urna más barata porque no tiene sentido". 

Cañas indicó que esta situación afecta considerablemente los ingresos, pues no solo se trata de la urna, sino de los íconos de velación, como son sillas, luces, alfombras, entre otras pompas que antes de la pandemia se usaban en los velorios. 

"Nosotros no somos vendedores de urnas, somos una empresa de servicios. La ganancia de la funeraria, más que todo es cuando llevan preparación, servicio a domicilio, las lágrimas, cuando la gente pide más para comodidad de ellos. Al no tenerlos, no los podemos cobrar". 

Indicó que un servicio básico, con una urna sencilla, la velación de una o dos horas mientras dure el papeleo, puede costar unos 450 mil pesos, lo que equivale casi a 41 millones de bolívares. Asegura que con cremación, la cifra sube a 750 mil. Indica que en este último caso, no se vende la urna, pues el cuerpo no se crema en el cajón. 

Antes de la pandemia, la cosa era diferente. Quienes tenían dinero , alquilaban las mejoren pompas fúnebres para despedir a su ser querido. Un servicio con una urna de madera, toldos, unas cincuenta sillas, alfombras, lágrimas, candelabros, entre otros servicios, podría costar unos 800 dólares. "Si es mejor la urna, más servicios contratan y es más el ingreso para uno. Hay que saber moverse en este mundo", agregó. 

Cañas agrega que un servicio económico con un toldo que constaría se una urna sencilla, 20 sillas, y otros íconos, podría costar unos 900 mil pesos. Por ello, las restricciones impuestas por la pandemia han afectado seriamente el ingreso de recursos a las funerarias. 

Cañas explica que hacen todo lo posible por evitar un recorte de personal. Asegura que hay un rumor de que en algunos establecimientos funerarios han disminuido hasta en la mitad el salario, para evitar los despidos. "No me gustaría prescindir de ninguno porque nos vemos como familia. Somos muy buenos amigos y no he contemplado en salir de ellos", señaló. 

En materia de gastos, indicó que antes de la pandemia, debía comprar entre diez y 16 urnas por semana de las más económicas. Sin embargo, actualmente esa cifra es la que adquiere al mes. "Han bajado bastante los entierros". 

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Ver más:
Otras Noticias