"Lo más duro fue no despedirlo como se merecía"

Nelson Altuve P | La Prensa del Táchira.- Don Pedro amaneció muy alegre y hablador esa mañana del sábado. Se le veía contento porque recibiría en casa ese día la ansiada visita de sus nietos, a los que no veía desde hace un mes por la cuarentena.  

Desayunó y se dispuso aprovechar el buen sol para salir a comprar algunas cosas. Con su hija y el yerno prefirieron ir hasta Barrio Obrero para adquirir algunos víveres en un abasto que tenía algunas ofertas, según decían en un programa de radio.

Llegaron los nietos a su casa y todo fue alegría. El aprovechó para hacer una parrillada y compartir en familia, fueron pasando las horas y ya en la tarde empezó a sentir cierto malestar en el cuerpo, pensó que era un simple resfriado.

Pedro a sus 65 años era un hombre de mucho trabajo, como dicen por ahí alentado, que rara vez le daba una gripe. La cuarentena le hizo cambiar un poco su carácter, decía estar triste al ver poco a sus nietos, y con escaso dinero porque la clientela escaseaba en el taller, eso lo alteraba fácilmente. Las fallas de electricidad también lo ponían un tanto agitado.

 "Ese día, él se fue sintiendo mal, decía que sentía dolor en el cuerpo, se tomaba la cabeza con sus manos, empezó como a moquear y a darle tos fuerte, la fiebre comenzó a subir. Los mismos síntomas los sentía la hija, pero ella estaba más fuerte". Relata un familiar.

El malestar siguió, el domingo antes de despedir a los nietos, decidieron ir temprano a una clínica, donde luego de exámenes les dijeron que Don Pedro tenía bronquitis, por eso el dolor en el pecho. Así siguió todo el domingo y lunes, con el malestar.

"A Pedro lo llevaron el martes al Hospital, decía sentirse asfixiado y hablaba cosas incoherentes. Entró por el área de aislamiento para personas con coronavirus. Fue la última vez que lo vieron sus familiares hasta que llamaron a la hija para decirle que su padre había fallecido, y tenía que ir a reconocer el cadáver antes de llevarlo a cremar, no pudo despedir de sus nietos, es muy triste eso". 

Cuentan que duró solo 3 días. En el HC les pidieron medicinas que se le llevaron, pero que igual desconocen si aplicaron el tratamiento. "Solo nos decían que estaba estable, que iba bien, hasta que nos dijeron que falleció, fue un golpe muy duro para nosotros".

En medio del drama familiar, la hija y la esposa del difunto intentan salir de la crisis. Ambas se mantienen aisladas en su residencia, cumpliendo un tratamiento estricto. Los pequeños están en casa de otros familiares.

"Es duro despedir así a alguien tan querido, un ser maravilloso con sus nietos, buen padre y esposo ejemplar. Su hijo ni siquiera pudo despedirse de él, hace dos años se fue a otro país a trabajar y tratar de ayudar a la familia. A los niños también les ha afectado el fallecimiento del abuelo", agrega.

En estos momentos de dolor, también conocieron gente bondadosa, pero también le vieron el rostro a la hipocresía y las caras falsas de algunas personas, a las que siempre se les tendió la mano, y hoy los rechazan, se apartan y ni siquiera se atreven a pasar por la cuadra donde viven. "Eso también duele". Dice un miembro de la familia.

"La fe en Dios nos mantiene de pie, allí nuestros seres queridos siguen cumpliendo con el tratamiento, es fuerte, pero resistimos. Uno sabe que se tiene que morir, pero a él no se le pudo despedir como se lo merecía. Sabemos qué nos faltará la alegría del abuelo de la casa, pero nos dan fortaleza los niños y otros familiares, esperamos salir de esta", afirma.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

 

Otras Noticias
Locales

Táchira tiene 115 muertes por Covid-19

| comentarios