"Tarantines" de víveres son la salvación en La Machirí

Manuela Reyes Gómez | La Prensa del Táchira.-En el sector de Santa Teresa y la Machirí en San Cristóbal, han aparecido a causa de la cuarentena ventas ambulantes que ofrecen a quienes transitan o viven por allí víveres y productos de higiene personal

Cristian Roa tiene aproximadamente un mes con una bodega en el estacionamiento de su casa en el sector de Santa Teresa parte baja. Comenta que a razón de la cuarentena, él y su familia han tenido que ingeniarse otra manera de generar ingresos. 

Roa cuenta que él se dedicaba al corte de cabello, pero ahora por el coronavirus su clientela ha bajado considerablemente. Igualmente, asegura que su padre, conductor de transporte público, tampoco ha podido laborar tras la medida de prohibición para evitar el contagio. 

Acerca del porqué de montar una bodega, Roa asegura que "hacía falta porque no hay una bodega como tal en la comunidad", por lo que afirma que las ventas han sido buenas. 

Porque pararon las clases 

En el sector de la Machirí, Yaskary Mora, una joven estudiante de bachillerato, está frente a su casa atendiendo su venta de víveres. 

Confiesa que "como no estamos haciendo nada ahorita por la cuarentena, para hacer algo" montaron la venta ambulante. Interesada en "invertir y mover el dinero", desde hace solo tres semanas ha estado allí laborando. 

A raíz de la cuarentena las cosas también cambiaron para su familia, quienes se dedicaban a la venta de ropa en el centro, así como al transporte de pasajeros hacia y desde San Antonio. 

Para mantenerse entretenida 

La señora Inés Ramírez también tiene aproximadamente tres semanas con su mesita afuera de su casa en el sector Huertas de Palermo en la Machirí. Allí ofrece cigarros, café, azúcar, galletas, harina y otros víveres. 

Comparte que "la situación del encierro y la necesidad" la llevaron a vender estos productos frente a su hogar. Afirma que como ahora para las compras se necesitan pesos, "si uno no vende algo no voy a agarra ni un peso."