Franklin Rodríguez

Franklin Rodríguez

Vive uno más angustiado, más estresado, más paranoico

Leidy Escobar

Nos estamos dedicando más al hogar y estamos haciendo actividades que no hacíamos por la cuestión del trabajo

Leidy

Todo se paralizó y paralizándose todo, hay más trabajo

María Orejuela

Hay más cosas que hacer y estamos bregando para la comida

Denis Ortiz

MADRES SUFREN POR LA PRECARIEDAD DE SERVICIOS PÚBLICOS 

Manuela Reyes Gómez | La Prensa del Táchira.- Más cansadas, intranquilas y angustiadas se sienten las madres del Táchira a razón de la cuarentena por la pandemia a causa del nuevo coronavirus. 

El decreto de cuarentena radical impuesto por el gobierno nacional para disminuir y evitar el contagio y propagación del Covid-19 ha trastocado la vida de las madres, a quienes las tareas se les han vuelto más agotadoras al tener que atender a toda la familia en casa, sin descuidar su trabajo fuera del hogar. 

María Orejuela comenta que "se ha sentido como más fuerte todo", refiriéndose a la situación ante el virus que se suma a las constantes fallas de los servicios públicos. "Por el transporte, porque no hay plata, no hay comida, el gobierno le ofrece a uno cosas ni el CLAP lo volvieron a dar, entonces sí ha tocado más duro". 

La madre de una niña narra que se siente cansada y molesta, "se siente uno intranquilo porque no tiene paz de nada". 

Un problema más otro 

Como parte de las medidas de protección implementadas por el gobierno nacional, destaca el programa "Cada casa una escuela", el cual plantea que los niños vean sus clases desde el hogar, donde recibirían el apoyo de mamá, sin embargo, las fallas de acceso a internet y las idas de luz hacen imposible la tarea. 

"No se pudo hacer nada porque ni internet hay. Hoy hemos estado todo el día sin luz. ¿Cómo hacen los niños? Yo no pude, a lo último nos trasnochamos casi toda la noche para presentar un trabajo, uno sólo, más no pude", confiesa Orejuela. 

A esto se suma la falta de servicio eléctrico y de gas que hace más difícil el momento de cocinar. Leidy, quien prefirió resguardar su apellido, relata cómo debe levantarse muy temprano para hacer las tareas del hogar y cocinar el desayuno y el almuerzo a la vez para que esté listo antes de las 10 de la mañana, hora en la que le cortan la luz por un lapso de 6 a 8 horas diarias.