Derrame de petróleo avanza por las playas de Falcón

Agencias | La Prensa del Táchira. El derrame petrolero que afecta desde el pasado fin de semana la playa continental de Golfo Triste, entre Tucacas y Boca de Aroa, avanzó por la corriente marina hasta llegar a varios cayos del Parque Nacional Morrocoy.

La mancha negra de petróleo crudo pudo ser visualizada en las cristalinas aguas de Punta Brava, la isla más grande de Morrocoy, así como en los cayos Playuela, Playuelita y Paiclás, en Tucacas.

Mientras que el famoso Cayo Sombrero y las playas de Chichiriviche, también se encuentran afectados por el derrame de petróleo. Autoridades de la Zona de Defensa Integral (ZODI) Falcón, personal de la alcaldía del municipio Silva y de Inparques iniciaron la limpieza del área playera.

En torno a los causantes de este derrame de toneladas de petróleo en Morrocoy, trascendió que las autoridades militares manejan la hipótesis de un buque tanquero de bandera portuguesa como causante del mismo.

Los ambientalistas están preocupados por el avance de la mancha negra

 "La experiencia nos dice que cuando se trata de derrames de hidrocarburos no basta una simple limpieza de playa". Así lo afirmaron voceros de la Fundación Azul Ambientalista quienes fijaron posición sobre el derrame de crudo.

El derrame de crudo en las playas de la costa oriental de Falcón es de 4 kilómetros y ya llega a la orilla en el sector que comprende desde el puente Boca Vieja hasta Aragüita, en Golfo Triste. 

"Está demostrado que la permanencia en el tiempo, de petróleo en las costas y en cuerpos acuáticos sufre un proceso de degradación progresiva (y lenta) que aumenta su agresiva afectación en los ecosistemas, con un complejo impacto ecológico", sentenciaron con toda propiedad los ambientalistas.

Con información de lamañanadigital.com

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

OPS pide que se publiquen estudios sobre el Carvativir

| comentarios