No puedo dejar a mis hijos en la casa sin llevar nada de comida

Jessimar Guerrero

Habitante de Rubio

SACRIFICIOS Y LIMITACIONES SOPORTAN LOS TACHIRENSES 

Eliana Millán Montel | La Prensa del Táhira.- Desde tempranas horas de la mañana, efectivos militares y policiales apostados desde el Distribuidor de Puente Real hasta la alcabala de El Mirador limitaban la salida y entrada hacia el municipio San Cristóbal. 

Motorizados, vehículos particulares, transporte de alimentos y todo el que estaba dispuesto a pasar debía mostrar a los efectivos el debido salvoconducto para poder circular desde San Cirstóbal y hacia la capital del estado. 

De igual manera se pudo observar, bastante personal médico buscando alternativas para poder llegar a sus lugares de trabajo. 

Si bien es cierto que esta cuarentena radical implica limitaciones, también para quienes deben salir a buscar el sustento tiene impregnado el sacrificio de salir a buscar el pan de cada día. 

Son cientos y miles las familias tachirenses que por más que quisieran no pueden quedarse en sus hogares esperando "les caiga del cielo" algún recursos para poder mantener un hogar. 

A los entrevistados en este trabajo les cuesta hacer un alto en medio de la cuarentena debido a que en casa "alguien nos espera para que no pasen necesidades" .

"Estoy claro que se debe limitar los accesos y lo demás porque el aumento del Covid-19 en la entidad es crítico pero quién responde por mi familia. No tenemos un Estado que nos represente, que nos respalde" alega Bernardo Sánchez trabajador de un supermercado. 

El paso desde subiendo desde Zorca hacia El Mirador estaba controlado por el Conas mientras que de la alcabala del mismo organismo en la entrada a Rubio la regulaba la Policía del estado junto con otros funcionarios de la Guardia Nacional. 

Muchos caminan 

La falta de transporte en la semana de cuarentena radical en el estado Táchira continúa haciendo estragos en la población que integra la masa laboral de los sectores priorizados. 

Desde tempranas horas se ve la peregrinación de cientos de tachirenses que ameritan llegar a sus puestos de trabajo. 

Jessimar Guerrero, quien trabaja en San Cristóbal camina desde Berlín municipio Rubio  hasta la zona de Puente Real en el municipio San Cristóbal. 

Son aproximadamente 21.9 kilómetros los que ésta madre de familia y trabajadora de la limpieza recorre en dos horas y media para poder trabajar y llevar el sustento a su hogar.