Dos venezolanos entre víctimas de masacre en Tibú

Redacción | La Prensa del Táchira.- Yunior Manuel Yanez González de 25 años de edad y Mauricio García Jiménez, de 45 años, son los dos venezolanos identificados entre los cadáveres de ocho hombres que fueron masacrados en un sector rural del departamento Norte de Santander, frontera con Venezuela.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado 18, en la zona conocida como Totumito, Caño del Medio, que colinda entre Tibú y la zona rural de Cúcuta.  

Estos hombres y otros seis más de nacionalidad colombiana al parecer fueron víctimas de la guerra que mantienen grupos armados del Epl, Eln, Los Rastrojos y la Línea, que luchan por apoderarse del control en vasta zona fronteriza.

La masacre al parecer se produjo durante el mediodía del sábado 18 de julio  cuando los delincuentes llegaron al caserío y sorprendieron a las personas en sus casas cuando se disponían al almuerzo, asesinando a los hombres y provocando la estampida del resto de pobladores.

Casi quinientas personas que habitan en las veredas Totumito y Vigilancia lograron salir del fuego cruzado. Los campeones, adultos y niños apenas pudieron sacar algunas pertenencias y salir despavoridos, llegando hasta el caserío Banco de Arena, donde las organismos les garantizaron alojamiento y comida en una institución educativa del lugar.

Sobre García y Yanez se pudo conocer habían llegado hace varios meses a este sector, en procura de trabajo en la zona rural, para ayudar a sus familias que viven en la región sur del estado Zulia. Fueron los dos únicos cuerpos identificados por las autoridades colombianas,

Los cadáveres quedaron boca abajo y algunos tenían las manos en la espalda. A todos se les veía la piel quemada por el inclemente sol del sábado y el domingo, pues la macabra escena fue descubierta 24 horas después de cometerse la masacre.

Organismos como la alcaldía de Cúcuta y el gobierno departamental brindan acompañamiento a las 414 personas que llegaron al casco urbano de Banco Arena, de las cuales 23 son adultos mayores, 132 son niños, 5 en condición de discapacidad y 47 son migrantes venezolanos.

Una comisión de la Defensoría del Pueblo de Norte de Santander fue la encargada de ir hasta aquel apartado y desolado sector sin importar el riesgo que corrían sus integrantes, a confirmar la denuncia que estaban haciendo desde el sábado Ascamcat y la fundación Progresar sobre la masacre, porque ni la Policía ni el Ejército ni la Fiscalía y ni las autoridades civiles creían que fuera cierta. "Si no hay cuerpos, no hay homicidio", aseguró una fuente judicial.

Por eso, luego de que el defensor del Pueblo regional, Jorge Villamizar, les avisara a todas las autoridades sobre el hallazgo y que en las redes sociales circulara un video y una foto mostrando la trágica escena, en ese instante la Policía, Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), Ejército, Fiscalía y unas comisiones de las alcaldías de Cúcuta y Tibú se organizaron y salieron hacia ese apartado punto.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Frontera

Venezolanos desplazados reciben ayuda humanitaria

| comentarios