¡Cuidado en la acera, cuidado en la calle!

Nelson Altuve P | la Prensa del Táchira.- Los ciudadanos que salen a realizar cualquier diligencia deben tomar precauciones, porque hay un peligro latente, en el barrio, en la calle, en la acera, en cada esquina. No solo son los delincuentes y los "raponeros" que están al acecho, ahora también hay que tener cuidado de los "huecos", zanjas, que se consiguen por doquier, en cualquier, por donde caminas.

El peligro se cierne aún más para los ciudadanos que van por las aceras de San Cristóbal. En las últimas semanas ha surgido otra vez el robo de tapas de tanquillas de servicios públicos o de láminas de alcantarillas.

Las ganas de conseguir dinero, sin importar cómo, llevó a algunas personas a convertirse en "chatarreros" y de esa forma acumular cualquier pieza de hierro que luego es transportada hacia Colombia y vendida allí a gente del ramo de la fundición.

Esto ha ocasionado daños a los bienes públicos, porque también fueron objeto de la rapiña de "chatarreros" que sin importarles nada provocaron que San Cristóbal sea una zona de riesgo por la cantidad de huecos que deja el robo de piezas de hierro, entre ellas, las tapas usadas en tanquilas de telefonía, agua potable y electricidad.

En muchos sitios de la capital tachirenses el peligro amenaza los tobillos de las personas

El último saqueo fue denunciado por comerciantes de la séptima avenida con calle 10, que la mañana del sábado 18 de julio encontraron con un enorme hueco en la acera, debido a que se robaron la tapa de la tanquilla de electricidad.

"Esto es un gran peligro, por aquí pasan muchas personas diariamente. Se llevaron esa tapa, tuvo que ser en la noche del viernes. La gente a veces camina sin darse cuenta del peligro que hay. Mira si cae alguien ahí se puede romper una pierna, y además allí hay cables de alta tensión". Afirmó Antonio Rodríguez, comerciante del sector.

En otros puntos de la ciudad, también se han reportado saqueos de esas tapas de hierro, que seguramente van a parar algún lugar cercano a la frontera, donde luego los "bachaqueros" las pasan hacia Colombia con el visto bueno de Guardias Nacionales apostados allí que por algunos pesos permiten el robo de estos bienes públicos.

Esta alcantarilla tiene el récord de más tobillos destrozados

En la séptima avenida, con calle 7, una alcantarilla es el terror de las personas que por allí circulan. "Hace días, cayó una muchacha allí, iba distraída y se torció el tobillo, entre varios la sacamos y la llevaron en un taxi al hospital". Cuenta un vendedor del lugar.

Lo lamentable es que por este tipo de situaciones, algunas personas que han caído dentro de esos huecos han quedado lisiadas o con problemas en sus extremidades, sin que el Estado responda por los daños físicos y psicológicos que dejan este tipo de accidentes.

Las aceras de avenidas son sitios predilectos para los "ladrones chatarreros". Solo en el sector de la redoma de la ULA hay un sitio donde más de cinco tanquillas están destapadas y para que avisar del problema fueron pintadas su cuadrante en amarillo. Las mismas sirven para echar basura.

Algunos comerciantes del centro para evitar que la gente caiga en las tanquillas han colocado tapas de madera o rejillas improvisadas y algunos les han soldado con cabillas; en la avenida Rotaria optaron por vaciarles asfalto sobre las tapas, para que no siga el desvalijamiento de estas piezas de hierro.