Hipopótamo de Pablo Escobar casi mata a campesino en Colombia 

Agencias | La Prensa Táchira.- A Luis Enrique Díaz Flórez lo despierta cada noche el dolor. La punzante sensación en su pierna derecha le molesta. Es incómodo para él conciliar el sueño cuando las heridas en su hombro izquierdo y su pecho traen también a su memoria la imagen de la gigantesca bestia que el pasado 11 de mayo lo persiguió mientras trabajaba en una finca ubicada en Puerto Triunfo, Magdalena Medio antioqueño colombiano.

Un hipopótamo casi lo mata, o así lo recuerda el segundo de los siete hijos de Luis Alberto Díaz y María Noemí Flórez.

El recuerdo es difuso, según este campesino de 44 años de edad que habita en la vereda Estación Pita, zona rural de Puerto Triunfo, aún no sabe lo que pasó, pues durante 15 días permaneció en estado de 'shock'.

En esta última labor se encontraba aquella mañana del 11 de mayo. Luis Enrique se acercó a un caño para llenar el tanque de la fumigadora y su mente se nubló, dice no recordar nada. Su conciencia permaneció en blanco durante las dos semanas siguientes.

"Yo no sé qué pasó. Perdí el conocimiento, no sé, cuando reaccioné ya habían pasado 15 días y no sabía qué era lo que me había pasado por encima. Me duele mucho, tengo miedo", comenta Luis Enrique.  

Algunos testigos narran como Luis Enrique llegó hasta el río Claro para lanzar su cubeta y sacar el agua necesaria para la fumigación.

A medida que lanzaba el balde, este campesino no se daba cuenta de que estaba tentando al destino, pues abajo, en las aguas del río, se encontraba la bestia que pronto se cansó de cada golpe del recipiente.

Quienes estaban cerca vieron salir al enorme animal. Persiguió a Luis Enrique, que corría despavorido.

La bestia lo alcanzó a golpear con su poderosa mandíbula. Luis Enrique cayó y se lastimó en una zanja. Sus compañeros le gritaban para que se levantara y fuera con ellos, pero era imposible, al campesino lo acababa de golpear un camión de unas dos toneladas.

Gina Serna, veterinaria de Cornare, señala que Luis Enrique fue afortunado al caer por esa zanja como dicen los testigos del hecho, pues el hipopótamo no lo atacó con furia desmedida, más bien quiso asustarlo.

"Por suerte fue una mordida leve. Ellos corren mucho, son grandes corredores, tanto dentro como fuera del agua y los machos son muy territoriales".

La mordida le dejó afectaciones en su brazo izquierdo, tórax y las costillas. La caída causó la afectación en su pierna derecha y otras heridas. Sus compañeros lograron sacarlo del lugar para que le brindaran atención médica en el Hospital de Puerto Triunfo, pero por la gravedad de las lesiones fue trasladado a Rionegro donde permaneció los 15 días que dice no recordar.

La llegada

Para el año 1981, el fallecido narcotraficante Pablo Escobar trajo desde África a cuatro hipopótamos, tres hembras y un macho, para que habitaran, junto a otras especies que ya ocupaban las 3.000 hectáreas de la Hacienda Nápoles, su zoológico personal.

12 años después, con la muerte de Escobar, los hipopótamos se quedaron recorriendo el extenso terreno del Magdalena Medio a sus anchas. Algunos fueron llevados a zoológicos, pero para la mayoría de estos animales esta zona del país se convirtió en su hábitat.

Los hipopótamos se comenzaron a reproducir. Un estudio revelado a principios de este año arroja que en unos 10 años se podría hablar de la presencia de 150 de estos mamíferos recorriendo la zona. Por ahora, se calculan unos 60 merodeando entre la Hacienda Nápoles y las riberas del río Magdalena.

Con información de El Nacional

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Curiosidades

INCREMENTA EL PLACER CON EL TANTRA

| comentarios

Curiosidades

Douglas, salió en bicicleta de Lima y llegó a Venezuela

| comentarios

Curiosidades

¿Sabe cómo se llama quien atropelló a José Gregorio?

| comentarios