FAMILIA DE MUERTO POR COVID-19, DESMIENTE A RODRÍGUEZ  

Agencias | La Prensa del Táchira.- A través de la periodista Maryorin Méndez, la familia de Carlos Cabello, de 52 años, fallecido en el estado Bolivar a consecuencia de la enfermedad del coronavirus, la COVID-19, desmintió al ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez sobre la supuesta condición que pudo haberlo llevado a la muerte.   

María L. De Sousa | LA PRENSA de Lara.- 

El vocero del Gobierno, en el reporte, dijo que era un hombre "obeso, hipertenso y diabético", condición que lo llevó complicarse y murió. No obstante, la familia dijo que era un hombre sano y que su muerte fue por falta de atención. 

 Según lo relatado por Méndez de manera textual en su cuenta Twitter: Carlos Cabello, tenía 52 años y era trabajador de lo que queda de CVG-Alcasa. "Tras sentir malestar, la familia lo lleva a tres hospitales y en ninguno recibió atención. Logran que un médico lo vea en casa y le recomienda la prueba de COVID-19, debido a los síntomas" . 

Cuando finalmente lo logran, sale positivo en la prueba rápida (igual que su entorno más cercano) y la PCR la envían a Caracas. Él presentaba fiebre 41° y dificultad para respirar. Los demás estaban asintomáticos.

Luego deciden trasladarlo a Uchire, en Unare, donde lo hospitalizan y en la noche cayó un aguacero tan fuerte que el CDI quedó anegado y debieron sacarlo a Uyapar en Puerto Ordaz, con la intención de trasladarlo luego al Hospital Ruíz y Páez, que está a una hora de Puerto Ordaz.

Su familia debía cocinarle las tres comidas para hacer un viaje al día por los severos problemas de gasolina en el estado. Allí les informaron que se acabó el oxígeno y deben llevarlo al Hosp de Guaiparo en San Félix donde después de una pelea logran conectarle el oxígeno.

 Como una de sus hijas es médico , logra conocer que ese hospital tiene los insumos, sin embargo, le dicen que no había reguladores de oxígeno y que debía comprarlo en el mercado negro. Otra pelea y el regulador apareció. A Carlos le permitieron conservar el teléfono. 

La madrugada del 3 de Julio, llamó a su hija diciendo que sentía "como infartado" y que no había un solo médico en el lugar. Mientras se dirigían al hospital, su hija logra que lo atiendan y le informan que quizá era un ataque por el encierro y que su papá quería escapar de la UCI.

Minutos más tarde le informan que su padre acababa de fallecer de un paro cardíaco. Como trabajador de CVG, Profamilia se encargaría de todos los gastos funerarios pero en el Cementerio Jardines del Orinoco les informaron que fallecidos por Covid debían pagar $100 extra.

Las Noticias del Táchira síguelas también en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias