Delincuentes que raptaron a niño en La Fría no "aguantaron presión"

Redacción | La Prensa del Táchira.- Un trabajo de telefonía realizado por efectivos del CICPC logró identificar a los captores del pequeño Diego Alejandro Iglesias, secuestrado el pasado lunes en horas de la tarde en el municipio García de Hevia. 

A los maleantes nada le salió bien, ya que su "objetivo" fue un pequeño infante, hijo de gente trabajadora y sin mayores ostentaciones, solo las necesarias para vivir. 

A esta banda las autoridades le están siguiendo la pista, puesto que tras un trabajo de investigación han logrado determinar que de igual manera se han dedicado a la extorsión de comerciantes en pleno centro de La Fría, municipio García de Hevia. 

Como ya era una banda acostumbrada a estar delinquiendo, se pudo conocer que efectivos detectivesco mantienen un registro de números telefónicos que los delicuentes acostumbran a utilizar para hacer sus fechorías. 

Un cruce de llamadas telefónicas y diferentes códigos utilizados en la investigación lograron activar un mecanismo de comunicación con los captores del pequeño Diego Alejandro que afortunadamente no fue llevado a ningún otro lugar fuera de la jurisdicción de La Fría puesto que la zona fue acordonada por los efectivos militares. 

Tras varias horas de presión, el niño fue dejado en libertad en el sector La Pasarela en la carretera Panamericana cercano a la entrada del barrio Las Américas. 

De los maleantes se conoció que son de la banda de "El MotoRatón" que opera en varias zonas aledañas al municipio García de Hevía y que mantenían azotado a varios comerciantes. 

Autoridades están tras la pista de estos grupos organizados que están operando en la zona norte, ya que podrían ser disidentes de otros grupos delincuenciales como Rastrojos, Aguilas Negras o la banda del Tuerto Sneyder. 

Sin embargo se esperan mayores detalles para que puedan ser capturados.

Sin maltratos 

Fuentes dignas de confiar contaron a La Prensa del Táchira que el niño no fue maltrado ni golpeado por sus captores, solo le "taparon los oídos y lo vendaron para desorientarlo de los lugares a los cuales fue trasladado". 

En los actuales momentos el pequeño Diego se encuentra resguardado por su familiares a quienes sólo les quedaron el sinsabor de pasar más de de 8 horas sin saber de la existencia de su ser querido. 

Ahora resta por parte de las autoridades establecer las responsabilidades del hecho y tratar de desarticular esa banda dedicada según se pudo conocer al robo, extorsión y ahora su nueva modalidad "fracasada" del secuestro express para obtener recursos.

Otras Noticias