Tenemos carencias preocupantes de pruebas rápidas

Ildemaro Pacheco

Presidente de Corposalud

Red de salud limitada para diagnosticar COVID-19

Jhoana Suárez | La Prensa del Táchira.- Sin pruebas rápidas para el despistaje de COVID-19 se encuentra actualmente la red de salud del Estado lo que coloca en claro peligro  al personal de salud que no tiene acceso al despistaje de los pacientes sospechosos.

Pese las constantes solicitudes realizadas por el gobierno regional, la red de salud convencional no recibe desde hace dos meses dotación de estos test que permiten descartar o no la presencia de un virus en pacientes que acuden a los centros de salud con sintomatología respiratoria.  

Ildemaro Pacheco, presidente de Corposalud destacó que en cuanto a insumos para la contingencia COVID-19 tienen debilidades en dos aspectos, en insumos de protección y pruebas rápidas.

"Desde que comenzó la contingencia COVID-19 solo hemos recibido mil 500 pruebas rápidas, es decir, nuestra red de salud que el año pasado atendió un millón 500 mil personas, solo recibió mil 500 pruebas y hace dos meses, por lo tanto en estos momento no tenemos", dijo. 

Alta vulnerabilidad

Esto ha generado dijo Pacheco, que el personal se encuentre en una situación de vulnerabilidad, porque no pueden hacer las pruebas a las personas que llegan por triaje con alguna sintomatología respiratoria.

Incluso los médicos hacen constantemente la solicitud de realizar la PR a los pacientes que van a entrar a cirugía, pero no se puede porque siguen sin dotación.  

Destacó la autoridad sanitaria que si bien hay municipios donde los actores del sector salud trabajan de forma conjunta e intercambian insumos, hay municipios donde esa comunicación no es fluida o donde no existe CDI y es allí donde el personal solo debe intensificar las medidas de protección porque no hay manera de descartar a un paciente.  

Carencias 

Dijo que si bien reciben insumos de protección con frecuencia desde el MPPS y de aliados internacionales los mismos son insuficientes para poder cubrir a los cerca de 8 mil trabajadores que laboran en la red de salud.

"Aunque recibimos bastantes elementos nuestra población laboral es muy alta, y por ende son muchas a las que se le debe dotar de insumos de bioseguridad, solo en el hospital central trabajan mil 350 personas y todos, en diferentes niveles, necesitan protección", dijo.

Destacó que si bien el personal que está en el área de aislamiento requiere material de bioseguridad distinto que al trabajador que opera en otras áreas, todos necesitan el mínimo de protección en estos casos. 

Insistió en que este momento están haciendo un estudio en hospitales y ambulatorios para determinar el nivel de insuficiencia que pueden tener en materiales de bioseguridad y de esta forma gestionar la adquisición de ellos.  

"Sabemos que hay un elevado consumo de este material en la red hospitalaria, pero también reconocemos que hace falta una mayor comunicación entre directores de hospitales y personal, para que les puedan explicar a sus trabajadores que no todos requieren los mismos niveles de seguridad, es decir, no todo el personal del Hospital necesita mascarilla N95 o el traje espacial", añadió. 

Las Noticias del Táchira síguelas también en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Locales

Redi Andes crea Plan Leña ante la falta de gas

| comentarios