A muchas personas les parece caro, y es por eso que ahora trabajamos con eso y de ahí es que una se ayuda

Yenifer de Chacón

Comerciante

Ya no se puede comprar una faja la moda es arreglarlas 

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Los famosos "gorditos" en las caderas  son la peor pesadilla para las mujeres y hasta para los hombres, es por ello que para combatirlos, las personas se ven obligadas a recurrir a dietas, ejercicios y hasta el uso de fajas.

Y es que estos kilitos de más, llegaron en medio del confinamiento por el COVID-19, ante la falta de actividad y movimiento que se hacían antes de la pandemia.

Estas prendas de compresión en uso terapeutico han contribuido en gran medida en el proceso curativo, disminuyendo la inflamación, reduciendo hemorragias y hematomas, así como también, son utilizadas de forma estética para "guardar" los "cauchitos" al usar una prenda de vestir.

Los costos pueden variar desde los 100 a 180 mil pesos, esto dependerá del tipo que sea, y ante este valor, decenas de mujeres han tenido que desempolvar las viejas para mandarlas arreglar.

Es así como lo comenta Yenifer de Chacón, quien es dueña de una tienda de fajas en la Unidad Vecinal, desde hace 15 años, y que en los últimos meses ha tenido mayor trabajo con los arreglos de las fajas que su propia venta.

"A muchas personas les parece caro, y es por eso que ahora trabajamos con eso y de ahí es que una se ayuda pues la venta ha decaido muchisimos, incluso hasta antes de la cuarentena" dijo.

El material de confección es traído de Colombia, por lo cual, debe "repagarlo" al costo que se le pongan, ya que los insumos para su confección no se consiguen en el país.

Fajas postoperatorias son las más solicitadas, entre ellas, para hernías, vesicula, y postparto.

Reconoce que la mujer tachirense le gusta cuidar su figura y es por ello, que estos negocios han proliferado, sin embargo, en medio de la pandemia, pocos son los que se encuentran laborando.

"Muchos vienen y preguntan pero, no compran, les parece caro y le dan prioridad a la comida, pues la situación en el país está nuy dificil, como lo dije, es más fácil arreglar que comprar" expresó.

Clientes colombianas

Fanni Gallegos, tiene una tienda de fajas en la calle 16. Sostiene que anteriormente en una semana podía vender hasta 20 prendas, hoy día, por la crisis, solo dos.

"Estamos trabajando como a media máquina, y ya ni eso" expresó.

Mencionó que tiene clientas que tenían este artículo desde hace hasta cinco años, y que ahora, las mandan arreglar, luego que fueran retomadas algunas cirugías estéticas.

"Muchos médicos subieron los precios, y algunas mujeres optaron por operarse en el vecino país, incluso, nosotros nos manteníamos con la mujer colombiana, quien venía a operarse aquí porque le salía más económico" acotó.

Para Gallegos, el comercio en el vecino país, ha contribuido a que las ventas decaigan en San Cristóbal y demás municipios.

"Ya lo que estoy haciendo prácticamente son arreglos, pues las ventas son muy pocos, cuando anteriormente en una semana podía vender hasta seis, con muchos pedidos de ciudades como, Puerto La Cruz, y otras ciudades" agregó la comerciante.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias