Basural "adorna" la Plaza Rafael Urdaneta

Nelson Altuve P | La Prensa del Táchira.- El sector Catedral es una de las zonas más antiguas de la capital tachirense, allí está el Edificio Nacional, símbolo del poder judicial, la plaza Juan Maldonado en honor al fundador de la ciudad, la Catedral sede principal de la iglesia católica y la plaza Rafael Urdaneta. 

"Por aquí pasó Bolívar" reza una vieja consigna, porque reseñas históricas dicen que el Libertador visitó San Cristóbal entrando por la cuesta de Filisco cuando arribó al Táchira en una de sus campañas y se hospedaba en una antigua vivienda del lugar.

Por su importancia histórica, esa zona debería recibir un tratamiento especial de las autoridades municipales en cuanto a materia de servicios públicos se refiere, pero del lugar parece que solo se acuerdan por enero para leer el bando ferias y otras actividades religiosas.

El sitio está en total abandono y eso queda reflejado en el estado en que se encuentra la Plaza Rafael Urdaneta, un lugar lleno viejos y enormes árboles que dan un aire de tranquilidad al lugar, pero en realidad está convertida en un botadero de basura, que ya ni hay citas furtivas ni borrachitos que se aguanten el olor.

Los vecinos no tienen paz, porque la contaminación gana espacio en sus alrededores por la cantidad de basura que allí es depositada durante varias semanas ocasionando que los perros callejeros terminen por desparramar por doquier los desperdicios.

"Ni los mismos vecinos cuidamos la plaza. Desde allá llegan personas a echar basura aquí, ahí al frente hay un restaurante y es imposible sentarse a comer. Hay que cerrar las ventanas. Ya no se puede caminar por aquí", dice Manuel Vásquez, quien la mañana del domingo daba vueltas al lugar con su perro.

Comenta Vásquez que los camiones del aseo urbano duran tiempo en pasar y que solo lo hacen por la quinta o séptima avenida. "Es una cuestión de conciencia ciudadana no botar la basura y que los encargados del servicio envíen los camiones en días fijos para que la gente saque cada quien su pipote al frente de cada casa". Afirma.

La versión de Vásquez es cierta. Es imposible estar allí por varios minutos. El olor nauseabundo sale con fuerza del lugar. El ambiente no es bueno para que la gente al menos salga a caminar o sentarse en las bancas. Ya hasta el prócer Urdaneta quiere bajarse del pedestal. Es un ambiente desolador y contaminante.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias