Bajones eléctricos pone "en jaque" equipos del HC  

Jhoana Suárez | La Prensa del Táchira.- Los bajones eléctricos que vienen azotando al estado desde hace unas semanas, mantiene en vilo la operatividad de los equipos del Hospital Central.

A la fecha ya muchos de ellos se han quedado sin el UPS, situación que preocupa a la directiva del centro de salud por la imposibilidad económica que tienen para recuperar los mismos, pues en el mercado el costo de los mismos superan los 55 dólares.

Leonardo Contreras, director del Hospital Central y Edgar Suárez, subdirector médico contaron que lo que más le preocupa al centro de salud no son los cortes, porque tienen las plantas eléctricas operativas, son los bajones eléctricos, los que han azotado duramente al centro hospitalario. 

"Los bajones o cambios de voltaje son más graves que el apagón. Afortunadamente las cuatro plantas están operativas, sin embargo ya hemos sentido el impacto de estos bajones, se quemó el UPS del equipo de rayos X de emergencia, y otros equipos también están sufriendo daños", dijo Contreras. 

Efecto grave 

El director del centro hospitalario hizo referencia al efecto que están teniendo los ascensores, que se paran en cada cambio de voltaje y lo que esto significa para un paciente que debe llegar a piso 10 del hospital. 

"Cuando hay problemas con los ascensores, todos tienen que usar las escaleras y hay que entender el impacto que tiene esto sobre la salud de los pacientes y el rendimiento del personal", añadió. 

Agregó que los equipos electrónicos del hospital también han venido sufriendo el impacto de estos cambios de voltaje. "Los equipos de ultrasonido, los ventiladores, todos necesitan protección y el hospital ya no tiene UPS, porque además de ser muy costosos, las constantes fallas de electricidad los pone en riesgo constante".

Para el galeno proteger a los equipos del hospital en este momento no es nada sencillo, y eso implica que en cualquier momento estos equipos puedan resultar gravemente afectados. "Esperemos que no suceda, pero esta coyuntura eléctrica nos impide protegerlos como debería".

No hay escape

Si bien el centro de salud hace algunos años tenía prioridad y poco sufría los apagones, hoy día no están exentos de padecerlos. Edgar Suárez, subdirector médico explicó que el hospital sufre como todos, los problemas eléctricos.

"Ni siquiera nos preocupa que se nos vaya la luz, sino que se presenten los altibajos, porque eso es lo que está afectando a los equipos y nos preocupa porque no sabemos cuánto tiempo puedan soportar las plantas eléctricas estos vaivenes", agregó. 

Pero el problema eléctrico no solo está afectando los equipos, también afecta la prestación del servicio de agua en los diferentes pisos del hospital. Si no hay luz, la bomba no lleva el agua a los pisos, o sea que el hospital se queda sin agua cuando hay estas fallas eléctricas.

Para los galenos pese a las situaciones que pueda estar atravesando el centro de salud por las fallas en los servicios, aún se presta una buena atención. "Contamos con un gran equipo de trabajo y el hospital no se ha parado, sigue atendiendo al que llega en busca de asistencia y eso también hay que decirlo".

Las Noticias del Táchira síguelas también en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Locales

Fallece otro médico tachirense por COVID-19 

| comentarios