PRECIOS ACORDADOS DE LA CARNE SON LA QUIEBRA DE LA PRODUCCIÓN

Uzcátegui/ Villanueva | LA Prensa del Táchira.- Venezuela parece condenada a seguir viviendo en riesgo de seguridad alimentaria este año, según estimaciones de Fedenaga, por el freno que ha tenido la producción de carne roja durante la cuarentena social, tras el decreto de precios acordados que el gobierno hizo público el 23 de abril.

La medida que fija los precios en dólar BCV en la cadena de comercialización de la carne, deja pérdidas del 37% por cada kilo de ganado en pié (animal vivo que sale de la finca) que es llevado hasta matadero, lo que representa una devaluación cantada en el sector. 

Según la medida oficial, el precio referencial para el sector primario es de 1 dólar por cada kilo de toro gordo en pié, y de 80 centavos de dólar por cada kilo de vaca. Carlos Albornoz, presidente del Instituto Venezolano de la Leche y la Carne (Invelecar), explica que la diferencia por el valor entre ambos animales radica en la edad y la calidad de la carne.

El toro o novillo sale de la finca a los tres años de vida, su carne es más tierna que la de la vaca, que es llevada a matanza luego de varios partos y cumplir su ciclo productivo de leche. La devaluación comienza cuando en Colombia, país por donde penetran vías del contrabando y sale buena parte del ganado nacional, la carne bovina en pié es pagado en 1,5 dólares o 1,8 dólares. "Ese sería el precio real que debería tener la carne en el campo venezolano para no producir a pérdida", indicó Albornoz.

"Mientras los ganaderos compran alimentos balanceados, pagan el control sanitario e insumos para los animales a dólar paralelo, el gobierno obliga a vender a un dólar oficial que suele estar por debajo del precio que se maneja en el mercado", Dice Jorge Nuñez, director de Fedenaga, un detalle que no reconoció el oficialismo en los cuatro días de reunión que tuvo con seis gremios del sector cárnico y cuyo acuerdo fue rechazado por Fedenaga que agrupa a más del 90% de los ganaderos del país.