Armada colombiana expulsa a 14 oficiales por caso de lanchas

Agencias | La Prensa Táchira.- El comandante de la Armada, almirante Evelio Ramírez anunció que fueron retirados de la institución al teniente coronel que comandaba el batallón de Infantería número 51, un capitán de Infantería de Marina, quien era el comandante de las unidades fluviales que se terminaron en territorio venezolano, tres suboficiales y nueve infantes.

Además, informó que el Mando Naval adoptó las decisiones administrativas de retiro de los tres suboficiales y los nueve infantes de Marina profesionales, responsables directos de la integridad de las unidades en el momento de los hechos.

Las decisiones fueron adoptadas según Ramírez "ante la grave afectación del servicio como consecuencia de los hechos ocurridos", y adicionalmente aseguró que con esto se pretende determinar la responsabilidad disciplinaria.   

De igual manera, indicó que con las investigaciones se busca esclarecer si los hechos ocurridos se dieron por dolo o culpa. De las primeras averiguaciones realizadas se ha logrado determinar que "el lugar en el que fueron asegurados los botes no cumplían con las condiciones de estabilidad del terreno ni amarre seguro", dijo Ramírez luego de viajar a la zona.  

"La Armada de Colombia continuará adelantando las acciones que a este nivel correspondan para lograr la devolución del material", señaló y además recalcó que las investigaciones continuarán.

Dentro de las averiguaciones preliminares no se ha encontrado indicios de que algunos de los tripulantes estuvieran involucrados en actos que buscaran directamente soltar las embarcaciones, que están avaluadas en más 625 millones de pesos.

Los botes que se fueron por el río Orinoco y terminaron en aguas del país vecino, el pasado fin de semana, tenían alrededor de 20 años de servicio para la Armada Nacional. Entre las embarcaciones hay material de guerra de las Fuerzas Militares y chalecos salvavidas.

Uno de los puntos que más cuestionó el almirante Ramírez es la demora en la reacción a la hora en que los botes fueron arrastrados por la corriente, "así el personal estuviera descansando, tenía que reaccionar".

Otras de las fallas radicaron en el amarre de los botes, debido a que está prohibido dejarlos juntos, ya que eso facilita los ataques del enemigo. "Con una sola piedra escalabran a toda la gente". La capacidad de reacción y supervivencia está reducida al mínimo con los protocolos que estos uniformados tuvieron.

Entre las variables que rodean los hechos tampoco descartan "el tema que hubiese negligencia, alguna omisión, que no hubieran cumplido con la doctrina operacional respecto a cómo deberían estar asegurados los botes en tierra, la seguridad que requería ese puesto de control fluvial, entre otros", hipótesis que están planteadas desde el mismo sábado, día en que se conocieron los hechos.

Ramírez aseguró que siguen en contacto con las autoridades de Venezuela, independientemente las decisiones políticas que rodean los hechos. "Insistiremos hasta la saciedad para que nos devuelvan los botes".

Con información de Semana. 

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias