Mónica Ochoa

Presidenta de la Cámara de Industria y Comercio de Ureña

Las fábricas que quedan en este momento están trabajando al 5 por ciento, debido a la problemática que hay para traer la materia prima

Escasez de insumos acaba con fábricas de calzado en la frontera

José Gregorio Hernández | La Prensa Táchira.- Las pocas fábricas de calzado que sobreviven en el municipio Pedro María Ureña registran baja producción, debido a la falta de insumos, pues la materia prima nacional es escasa y la importada resulta muy costosa traerla hasta la frontera tachirense.

Se estima que en Ureña había alrededor de unas 40 empresas, entre pequeñas y medianas que producían diferentes tipos de calzado, pero hoy subsisten tan solo unas 5 fábricas, las cuales representan el 12 por ciento de lo que había hace seis años atrás.

"Las fábricas que quedan en este momento están trabajando al 5 por ciento, debido a la problemática que hay para traer la materia prima y los insumos que necesitan", dijo la presidenta de la Cámara de Industria y Comercio de Ureña, Mónica Ochoa. Se está trabajando prácticamente con las uñas para tratar de sobrevivir, agregó.

En el parque industrial de esta localidad hay una empresa que fabricaba zapatos de seguridad, la cual podía generar unos 30 mil pares de zapatos al mes, pero ahora tiene una baja producción que está por el orden del cinco por ciento, citó como ejemplo. La disminución de la producción y el cierre de empresas han mermado la generación de empleo. 

El problema básicamente es la adquisición de materias primas e insumos, que escasean y cuando se encuentran en el mercado venezolano, tienen alto costo. También la importación y el contrabando de calzado afectan  la producción nacional, por la competencia desleal que se genera, explicó un fabricante de la zona. Agregó que los pequeños fabricantes que hay en el área fronteriza hacen un gran esfuerzo para subsistir, porque debido a la situación económica del país la comercialización de calzado es baja y por consiguiente son pocos los pedidos que reciben los fabricantes.

A ello se suma que los costos de producción son elevados, ya que ante la escasez de materia prima que hay en el país, la mayoría de insumos se trae de afuera, bien sea importada o por los caminos verdes.

Costo elevado

La presidenta del gremio empresarial de Ureña explicó que algunas veces la materia prima se consigue en el mercado nacional, pero cuando se importa resulta costosa y es difícil el procedimiento, ya que por estar cerrados los puentes internacionales de San Antonio y Ureña, la operación debe hacerse por la frontera del Zulia con Colombia.

"Traer un contenedor desde cualquier parte del mundo hacia Venezuela y específicamente a Ureña, el costo es demasiado alto, ya que debe ingresar al país por Paraguachón-Guarero. El trámite y los servicios aduaneros y de transporte se encarecen. Eso incrementa el costo del producto y hace que se pierda la competitividad a nivel nacional", explica la dirigente gremial.

Considera que si estuvieran abiertas las operaciones de importación por los puentes de San Antonio y Ureña, se abaratarían los costos de la importación y de producción, lo cual permitiría, en primer lugar, que se reactiven los servicios aduaneros, la economía de la zona, y que los bienes producidos en frontera recuperen la competitividad en el mercado nacional porque, por ejemplo, el calzado que se hace en Ureña no tiene nada que envidiar a un producto importado. 

A través de las muestras de calzado y del sector metalmecánico efectuadas recientemente en Ureña, se busca llamar la atención y buscar el apoyo de los respectivos ministerios y entes gubernamentales, ya que los emprendedores y empresarios que subsisten necesitan inversión, financiamiento a través de entidades bancarias públicas y privadas. Tanto en el sector calzado como en el metalmecánico todavía quedan fábricas con excelente mano de obra, capaz de elaborar productos de alta calidad.

Las empresas de calzado necesitan materia prima como cuero, suelas, pegantes, hilos. Todo lo que se requiere para hacer calzado. Ochoa dijo que ha habido compromisos por parte del Protectorado, así como de Carlos Trompiz, encargado de la zona económica de la frontera; del alcalde y también de autoridades de la Guardia Nacional de la zona, de brindar apoyo en todo lo necesario. Los fabricantes e industriales esperan que esas buenas intenciones se materialicen con hechos.

La presidenta finalmente manifestó que es una necesidad la reapertura comercial de los puentes de San Antonio y Ureña, lo cual beneficiará a todos los sectores productivos y económicos, activando la generación de empleo. Estamos preparados para la reapertura, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, esperamos que se dé lo más pronto posible, acotó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias
Frontera

Capturan al "Azote de los Taxistas" en Cúcuta

| comentarios