Beatificación de JGH hace milagro a ceramistas de San Antonio

José Gregorio Hernández | La Prensa Táchira.- Sólo la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández comenzó a hacer el milagro para los pocos ceramistas que quedan en San Antonio del Táchira, al disparar en algo la demanda de imágenes del "Médico de los pobres", venerado ahora con mayor fervor en toda Venezuela.

Los fabricantes de efigies de yeso del municipio Bolívar, un sector bastante próspero hace menos de una década, creen que el pequeño repunte que han tenido desde hace algunas semanas a raíz de la beatificación del "Venerable" pudieran considerarlo casi un milagro en medio de la crisis que está padeciendo este sector productivo, pues de más de 45 fábricas que habían hace menos de 10 años escasamente quedan unas tres.

Con el cierre de las pequeñas y medianas empresas han emigrado propietarios, obreros, pintores y demás trabajadores que de manera directa o indirecta dependen de esta actividad artesanal. La crisis económica que padece Venezuela ha hecho cada vez más difícil para los fabricantes adquirir el yeso, que es la materia prima con la cual elaboran las estatuas, fundamentalmente de carácter religioso.

La gente emigró hacia Colombia, donde personas que eran dueñas de fábricas ahora trabajan como obreros. Con ellos se fueron los trabajadores y pintores, porque en San Antonio son pocas las oportunidades laborales del sector. 

A media máquina

En la población de San Antonio apenas quedan unas tres fábricas y trabajando "a media máquina". Una semana abren y otras no, todo depende de la disponibilidad de materia prima, yeso y pintura, y de los pedidos de imágenes que puedan tener.

De las fábricas que cerraron, algunas eran familiares, otras tenían 15, 20, 40 empleados, incluso otras ocupaban mayor cantidad de mano de obra. La causa del cierre fue la caída de la demanda de imágenes, la cual a su vez dependía del dinamismo comercial de los pueblos, lugares y centros turísticos y religiosos del país, como Isnotú, Guanare, Barquisimeto, Margarita, entre otros, donde se comercializan las efigies de carácter religioso.