Por

Neurocirugía: Un servicio sobreviviente en el Hospital Central 

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Con ocho médicos residentes y nueve especialistas, el área de neurocirugía del Hospital Central de San Cristóbal, ha sido "sobreviviente" en medio de la pandemia por el covid-19.

Es así como lo califica el médico Daniel Urbano, quien indicó que es un servicio que no "se aplaca, no descansa, que quiere seguir creciendo y evolucionando en el tiempo para seguir prestando una asistencia pública y gratuita, donde las personas tengan acceso a una operación que en medios privados puede ser muy costosa".

A su juicio, no tienen nada que enviarle a otros del interior del país, y a nivel internacional, pues los galenos están preparados y capacitados para enfrentar cualquier patología.

Señaló que en los últimos meses, hubo una reducción de intervenciones quirúrgicas en diferentes patologías, las cuales se generan producto de las medidas del Gobierno nacional, para frenar la expansión del virus.

Esta área del primer centro asistencial de la región, reclama personal, pues cuentan con 18 personas para cubrir diversos turnos, incluyendo en las noches.

"Nos hace falta personal como residentes de posgrado, asistenciales, los diversos servicios adscritos a neurocirugía, entre ellos, psicología, psiquiatría, neurología, medicina interna, fisiatría, enfermeras" apuntó.

Detalló que el servicio realiza cualquier tipo de cirugía referente al sistema nervioso central, es decir, trauma craneoencefálico, fracturas de cráneo, hemorragias, hematomas, tumores cerebrales, tumores de médula espinal, tumores óseos, enfermedades vasculares, aneurismas cerebrales, malformaciones espinales, malformaciones craneales.

Antes de la pandemia, se realizaban entre 10 y 12 ingresos, ahora, entre cuatro y cinco, pero "sigue siendo un alta gama de pacientes, siendo un problema de salud pública, sin embargo, se ha visto un descenso en el servicio" expresó Urbano.

El trauma craneoencefálico, trauma raquimedular, aneurismas cerebrales, y la parte oncológica, son las cirugías con más demandas en este centro de salud.

Equipo calificado 

El neurocirujano, David Zumztein, Precisó que el personal del servicio está capacitado para atender cualquier patología neuroquirúrgica, desde cirugías convencionales hasta biopsias foresterotaxias.

Señaló que hasta hace un año, el Hospital Central contaba con buen material para operar columna, entre ellos, tornillos, barras, reemplazos. 

"Esto con el fin que los pacientes no tuvieran que comprar los implantes, que por promedio puede costar entre mil y mil 500 dólares" expresó. Un clic para corregir un aneurisma cerebral, puede costar entre 500 y 1.000 dólares.

"Al Hospital hace muchos años no llega un clic, y a ello se suma los insumos que un paciente debe comprar, a veces es menos, a veces es más, esto va depender de lo que el Gobierno nacional y regional hace llegar a los hospitales" apuntó.

Equipos obsoletos

Zumztein dijo que neurocirugía depende de imágenes, y para ello, se requieren diversos aparatos tecnológicos, los cuales por falta de mantenimiento, uso o desuso se han deteriorado en este centro de salud.

Los equipos necesarios para optimizar las cirugías son, craneotomo, que si bien es cierto el servicio cuenta con dos, no están en las mejores condiciones por falta de dinero para el mantenimiento.

También, aspirador ultrasónico, de los cuales hay dos, pero no sirven, y que ni siquiera "mezclándolos" pueden dar vida útil. Se cuenta con un microscopio, a quien se le ha sacado provecho, pero con el uso continuo se ha ido deteriorando. 

"El intensificador de imagen un día funciona, otro no, siendo este con el que podemos operar las columnas y poner tornillos, y que no se presente alguna falla" indicó.

Se requiere con urgencia, el tomógrafo, pero este equipo no funciona en el Hospital Central desde hace al menos seis años, lo que obliga a los pacientes a realizarse este estudio en un centro privado.

"Es necesario reemplazar las cajas de instrumental, pues son cajas que datan desde hace más de 20 años" apuntó.

Pese a las carencias, estos 18 profesionales de salud, trabajan diariamente para brindar atención a los pacientes que así lo requieren.

Ambos médicos aprovecharon para instar a la población a colaborar con los gastos del único neurocirujano infantil del Hospital Central, Carlos Colmenares, quien se encuentra recluido en la Unidad de Cuidados Intensivos por complicaciones asociadas al covid-19.

Otras Noticias
Locales

Tubería rota deja sin agua al Hospital Central 

| comentarios